La familia intentó ahuyentar al oso gritando y hablando, pero sus esfuerzos fueron en vano

Una familia salió a caminar por el sendero del Glaciar Moraine en el parque estatal de la Bahía de Kachemak, en Alaska, y notaron que un oso negro los estaba acechando a lo largo del camino.

“Simplemente no se detuvo”, relató Weatherly Bates (integrante de la familia), “y vino directo hacia nosotros, incluso más rápido”.

Sin embargo, la fiel perrita de la familia, una pastor alemán llamada Sally, no dudó en defender a su grupo y enfrentar al oso.

“Probablemente se acercó a un metro y medio”, dijo Bates. “Sally fue y se ubicó entre el oso y nuestro hijo, porque el oso obviamente iba a lanzarse sobre nuestro hijo.

“Y se quedó ahí parada. Ninguno de nuestros perros le ladró al oso, sucedió tan rápido, pero ella se puso entre el oso y nuestro hijo y el oso la atacó”.

En solo un momento, la cabeza de la pastor alemán de 7 años quedó atrapada en la mandíbula del oso.

Bates actuó rápido y soltó un disparo para que el oso pudiera soltar a Sally, en el momento que liberó a la perra fue trasladada a un veterinario.

El pastor alemán de 36 kilos sufrió múltiples heridas, pero el veterinario aseguró que Sally era fuerte. Ahora se está recuperando bien, según Bates.

Su familia dijo que “nos conmueve que haya hecho eso por nosotros, porque no dudo que si no se hubiera puesto entre nosotros y en realidad el oso pudo haber herido a uno de mis hijos o a uno de nosotros”.