Una recomendación muy útil es no dejar medicamentos al alcance de las mascotas

Cuando las mascotas enferman no se le debe suministrar medicamentos de consumo humano, esto lejos de curarlas les causa mayores daños, ya que los fármacos para humanos no están aptos para el consumo animal.

Aquí compartimos una lista científicamente comprobada de los medicamentos más peligrosos para perros y gatos.

Tylenol

El acetaminofén es el ingrediente más activo en este analgésico que resulta sumamente tóxico para los gatos. Los pequeños felinos no pueden metabolizar el acetaminofén como lo hacen los perros y las personas. Una sola pastilla puede producirles graves problemas de salud. Si bien los perros son menos sensibles a este medicamento, en altas dosis les resultará perjudicial.

Aspirina

Este medicamento muy usado por humanos, es muy toxico para los gatos, excepto en dosis muy bajas. Si bien los veterinarios pueden recetar a la aspirina para gatos con problemas cardíacos, como anticoagulantes, solo debe suministrarse bajo la supervisión del profesional, de lo contrario, puede resultar fatal.  Los perros pueden tolerar esta medicación, por lo que se les suele indicar como analgésico.

Ibuprofeno

Es de venta libre, es un antinflamatorio no esteroide que suele usarse también para resfriados y gripe. El ibuprofeno es uno de los medicamentos que pueden provocar un real peligro para las mascotas, ya que tiene la capacidad de provocarles úlceras gástricas graves o insuficiencia renal aguda.

Naproxeno

Las dosis mínimas de naxproxeno pueden provocar graves problemas de salud en tu mascota,como úlceras gástricas y perforaciones del estómago, entre otras. Por lo que siempre debes mantener alejado este medicamento de tu mascota y nunca suministrárselo.

¿Qué hacer si tu mascota ha ingerido un medicamento tóxico?

Si sospechas que tu mascota ha ingerido un medicamento que puede resultarle tóxico, debes comunicarte rápidamente con un veterinario o llamar al número de emergencias para mascotas de tu país.

Como primera medida de precaución los dueños de perros pueden darle peróxido de hidrógeno al 3%. Esto le inducirá el vómito, en caso de toma accidental. Pero no sucede lo mismo con los gatos, que deberán esperar a que el veterinario le suministre medicamentos especiales para inducir el vómito.