La Federación Médica Venezolana exigió al gobierno de Maduro reforzar la vigilancia epidemiológica en puertos y aeropuertos. Según información oficial un caso sospechoso ya fue descartado

Para hacer frente a la crisis que puede generar el eventual ingreso del coronavirus en Venezuela, el mandatario Nicolás Maduro, creó una comisión al frente de la cual está su vicepresidenta, Delcy Rodríguez, y también le pidió a Dios “sus bendiciones”.

Este viernes 28 de febrero, la Organización Mundial de la Salud (OMS) elevó a “muy alto” el riesgo de expansión global del coronavirus chino, el covid-19. El reporte de casos en México y Brasil debería poner a las autoridades en alerta. El próximo país latinoamericano en el que la enfermedad aparecerá probablemente sea Argentina, señala el infectólogo e investigador Julio Castro. La epidemiología así lo indica.

La Federación Médica Venezolana exigió al gobierno de Maduro, reforzar la vigilancia epidemiológica en puertos y aeropuertos. Esto implica detectar a las personas con fiebre y aislarlas por lo menos durante 15 días, precisó el presidente de la FMV, Douglas León Natera. Por lo pronto, en los aeropuertos venezolanos los viajeros con rasgos asiáticos deben llenar una encuesta.

Pero a juicio de Castro, es imparable la llegada del virus a territorio venezolano, y la mayor amenaza es, más que la enfermedad, el estado en que se encuentra el sistema de salud para hacerle frente. En un país en el que la población no tiene agua corriente y más de 90% debe almacenarla en su hogar, la medida básica de lavarse las manos resulta poco menos que irrisoria. La Encuesta Nacional de Hospitales reveló, al cierre de 2019, que 78% de los centros asistenciales tienen problemas para acceder al agua.

Según Maduro, un caso sospechoso ya fue descartado. También, afirmó, que el país tiene kits para el diagnóstico de la afección, donados por la Organización Panamericana de la Salud.

La OMS calcula que “la mayoría de las personas (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial. Alrededor de 1 de cada 6 personas que contraen la COVID-19 desarrolla una enfermedad grave y tiene dificultad para respirar. Las personas mayores y las que padecen afecciones médicas subyacentes, como hipertensión arterial, problemas cardiacos o diabetes, tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave. En torno al 2% de las personas que han contraído la enfermedad han muerto”.

Los síntomas más comunes de la covid-19 son fiebre, cansancio y tos seca. “Algunos pacientes pueden presentar dolores, congestión nasal, rinorrea, dolor de garganta o diarrea. Estos síntomas suelen ser leves y aparecen de forma gradual. Algunas personas se infectan, pero no desarrollan ningún síntoma”, aclara la organización.

Es justamente para los casos complicados que se necesitan camas de terapia intensiva, que Venezuela no tiene disponibles en la cantidad necesaria.