Brasil debutará en Tokio el 22 de julio en Yokohama frente a Alemania, precisamente el rival al que venció en la final de Río de Janeiro 2016. Emparejada en el Grupo D, después se enfrentará a Costa de Marfil el 25 de julio en Yokohama y a Arabia Saudí el 28 de julio en Saitama

Con 38 años. 17 temporadas en la élite -España, Italia y Francia- entre sus inicios y su posiblemente final en Brasil. Dani Alves todavía sube la banda en la mente de los aficionados azulgrana. También en la de algunos sevillistas. Nadie ocupó el carril derecho como él, reseñó MARCA.

Ningún lateral fue tan trascendente en el plano ofensivo. Ninguno. Y ahora, con su aparente retirada a la vuelta de la esquina, Alves es santo y seña, es capitán y la figura de la Brasil olímpica en los próximos Juegos de Tokio… ¿será el último baile de Dani Alves?Ha jugado dos Mundiales, cuatro Copas América y dos Copa Confederaciones, amén de otras fases finales en categorías inferiores.

Nadie ha ganado tanto como él en la historia del fútbol. Nadie. Son 41 títulos en 20 temporadas. Únicamente se le resiste el Mundial a nivel de selecciones. Un Mundial y una medalla en los Juegos. Y a por ello va a Tokio.

El seleccionador, André Jardine, tiene solo tres años más que Alves. Pero lo tiene claro. El lateral es el líder perfecto para intentar revalidar el oro de Río. “Es un líder, un ganador, tiene mucho carisma, es muy respetado por todos los jugadores brasileños. Es un gran ejemplo para esta generación de jugadores que tenemos. Y, curiosamente, nunca había competido en los Juegos Olímpicos, así que pensamos que era el matrimonio perfecto. Va a ser un ejemplo en el plantel y un líder dentro del terreno de juego. Y si pensamos en un jugador con ganas de ser campeón… por algo tiene ese historial tan repleto de títulos.”Su reacción no pudo ser más reveladora. “Se le iluminaron los ojos. Es un símbolo de la selección”, recuerda Jardine.

Con información de MARCA