Dicen que para ganar se debe contar con los mejores, y así será para Golden State que busca ampliar la ventaja de cara al campeonato

Stephen Curry, anotador de 20 puntos en la reciente victoria de los Golden State Warriors contra los Houston Rockets en las semifinales de la Conferencia Oeste, no va a faltar al tercer encuentro de la serie  a pesar de su lesión en un dedo.

Curry recibió un golpe que le obligó a recibir rayos X en el segundo cuarto del partido, que pudo terminar. Tampoco tendrá impedimento para seguir ayudando a su equipo. “Duele, pero está todo bien, porque no me rompí nada”, subrayó el estelar jugador de los Warriors. “Simplemente tengo que lidiar con el dolor. Igual, con un poco de suerte, ha remitido antes del sábado”, dijo Curry.

El técnico de los Warriors, Steve Kerr indicó, luego del partido, que esperaba las peores noticias posibles en torno a su estrella, pero Curry minimizó la gravedad del golpe. “Cuando vi el dedo esperaba que fuera una dislocación y no una fractura. Afortunadamente ha sido eso”, ha asegurado Curry.

Con información de Mundo Deportivo