El escolta estrella de los Rockets de Houston fue examinado esta tarde por un oculista y los resultados de las pruebas mostraron que no sufre lesión alguna en la córnea de ninguno de sus ojos

Los resultados llenan de optimismo a los directivos del equipo de Houston, quienes temían por la participación de Harden en el tercer partido de la eliminatoria de las semifinales de la Conferencia Oeste que van a disputar el próximo sábado ante los Warriors de Golden State, con ventaja de 2-0 para los bicampeones de la NBA.

Después de que el vuelo de los Rockets aterrizara en Houston este miércoles, Harden fue directamente a un oculista.

De acuerdo a la información ofrecida por el equipo y los Rockets, las pruebas no revelaron daños en las córneas de Harden y esperan que su visión sea completamente clara para el partido del sábado.

Harden dijo que podía “apenas ver” después de regresar al juego en el segundo cuarto, tras haber recibido un golpe involuntario en la cara por parte del ala-pívot de los Warriors, Draymond Green.

Con información de EFE