Con imágenes de 1900, restauran la primera filmación de un eclipse solar… Y aquí puede verlo

Foto: Forbes.com

Nevil Maskelyne fue el autor de la filmación que documentó por primera vez un eclipse solar, y en aquél año se vio obligado a fabricar un adaptador telescópico especial para que su cámara pudiera capturar el momento del eclipse

La Real Sociedad Astronómica británica anunció el redescubrimiento y restauración de la primera filmación que existe de un eclipse solar, imágenes que datan del año 1900 y que estaban almacenadas hasta ahora en sus archivos.

Con la colaboración del Instituto Cinematográfico Británico (BFI, en inglés), la sociedad astronómica reparó, fotograma a fotograma, la filmación, obra del mago británico y pionero del cine Nevil Maskelyne durante una expedición a Carolina del Norte (Estados Unidos) el 28 de mayo de 1900.

Explica el comunicado que ese fue el segundo intento de Maskelyne de capturar un eclipse solar, después de haber viajado a la India en 1898.

En aquella ocasión Maskelyne logró fotografiar el fenómeno astronómico, pero los negativos fueron robados cuando regresaba al Reino Unido, relató la Real Sociedad Astronómica Británica.

Para lograr las imágenes, ahora restauradas, Maskelyne se vio obligado a fabricar un adaptador telescópico especial para su cámara.

En la época victoriana, los avances tecnológicos y los espectáculos mágicos estaban íntimamente relacionados, por lo que no es una coincidencia que algunos ilusionistas fueran pioneros en el arte de la cinematografía.

“Las películas, como la magia, combinan arte y ciencia”, explicó Bryony Dixon, experto en cintas mudas del Instituto Cinematográfico Británico.

“Maskelyne quería alguna novedad para mostrar en su espectáculo de magia y ¿qué mejor que el más impresionante de todos los fenómenos naturales?”, agregó.

El presidente de la Real Sociedad Astronómica Británica, Mike Cruise, resaltó por su parte que “es maravilloso ver eventos de nuestro pasado científico recobrar vida”.

“Estas escenas de un eclipse solar total, una de las visiones astronómicas más espectaculares, son una cautivadora muestra de la ciencia victoriana en acción”, afirmó.

El mismo Maskelyne, aficionado tanto a la ciencia como al espiritismo, fue miembro de la organización astronómica británica y contribuyó a demostrar que la cinematografía podía contribuir al avance del conocimiento.