Por segundo año, no será una visita de la imagen sino un recorrido, el primero (2021) fue virtual y este año será a bordo del Pastora Móvil, debido  a las restricciones que impone la pandemia de la COVID-19

Son 166 años los que acumula el pueblo larense y venezolano celebrando a la Divina Pastora desde la primera visita, las de 2021 y 2022 se consideran extraordinarias, por lo que esperan celebrar en 2023 la tradicional visita.

La historia de esta advocación mariana nace con los frailes Capuchinos en España y son ellos quienes promueven su devoción.

Al pasar el tiempo, un sacerdote español quiso traer a la Divina Pastora y ordenó una talla de la imagen que inicialmente no llegaría a lo que hoy es el Santuario Santo Rosa de Lima, sin embargo, tras una confusión se queda la imagen en este lugar. Al pasar los años y en medio de una epidemia de cólera, surge la promesa de llevarla cada 14 de enero a Barquisimeto para que finalizara la enfermedad.

Este año, la celebración estará marcada por las restricciones propias de la pandemia, así lo confirmó el sacerdote Jesús Ramírez, responsable de comunicaciones de la Arquidiócesis de Barquisimeto.

En conversación con el clérigo nos detalla, que la eucaristía se celebrará a las 7:00 de la mañana en el Santuario de Santa Rosa y estará presidida por el obispo, monseñor Víctor Hugo Basabe, y sin la presencia de fieles.

“Más o menos a las 9:00 de la mañana la imagen saldrá en el Pastora Móvil y dará un recorrido bastante extenso por las zonas de la Arquidiócesis… Queremos pasar por todos los lugares para evitar la concentración de fieles en una sola avenida”, dijo.

El presbítero detalló que este año la imagen hará un recorrido de 108 kilómetros frente a los tradicionales 7,5 que tomaba la procesión.

Invitó a evitar concentraciones en las avenidas habituales y en lugar de ello salir cerca de sus casas para apreciar el recorrido de la imagen guardando siempre las medidas de prevención del coronavirus.

Este año, la imagen lucirá un vestido confeccionado por las feligresas del Santuario, pues el padre afirma que han querido quitar la centralidad a las cosas materiales y realzar el sentido de fe.

“Un vestido muy bonito pero muy sencillo que es lo propio. Quizá es un momento que estamos viviendo que no es necesario o conveniente darle realce a lo superficial cuando en realidad lo más importante en este momento es la fe”, agrega.

Tras el recorrido, la imagen llegará a la iglesia Catedral, en donde será recibida con una serenata litúrgica y el día 15 se celebrará la misa del clero.

El padre aseguró que el mensaje principal será la unión familiar, la oración, dar gracias por los que están y recordar a los que ya no, invitó a valorar todos los momentos de la vida.

La oración por el cese de la pandemia seguirá en medio de los fieles.