Los quioscos se las ingenian para activarse al ritmo que impone el coronavirus

Contrapunto hizo un recorrido por los quioscos ubicados en las inmediaciones de Chacaíto y El Rosal, para explorar cómo se adaptan a estos estos tiempos

“La clientela es escasa, pero hay que salir a buscar algo”. Esa es la frase de uno de los quiosqueros que Contrapunto consultó para evaluar cómo ha sido el proceso de la vuelta al trabajo.

Los comportamientos son erráticos, ya que conseguimos gente que no ha cerrado ningún día, así como algunos que se dieron una tregua pero que ya no pudieron esperar.

Por lo general, quienes trabajan en estos establecimientos son sus dueños o los encargados, pero en ambos casos generalmente el quiosco y sus ventas son los únicos ingresos que obtiene, y eso hace que no puedan mantenerse sin actividad por mucho tiempo.