El país autoriza sacar brevemente a los perros para que hagan sus necesidades

El confinamiento de los españoles por el coronavirus es tan estricto, que los perros se han convertido en uno de los salvoconductos para salir de casa.

“Sales más con el perro, pero menos tiempo”, explicó Luis Fe, profesor madrileño de 49 años de edad.

Manifestó que los propietarios de perros que él conoce, sacan provecho de su animal para “salir, porque están en casa y se aburren”.

Quienes se han visto afectados por esto, son los paseadores de perros profesionales.

“He llamado a un par de clientes míos, gente mayor que se queda sola, preguntando si necesitan ayuda, pero me dijeron que no, que estaban bien”, dijo David Sánchez, paseador de canes de 47 años, en el barrio madrileño de Tetuán.

En contraparte, hay un negocio que va aumentando, y es el préstamos de perros.

“Si alguien quiere dar un paseo, le alquilo a mi perro para que tenga salvoconducto”, ofrece un anuncio en la página web Milanuncios.

Luis Fe, dijo que un colega le contó que recibió una oferta para alquilarle su perro.

Ante la polémica generada por estas proposiciones, la página de compraventa en línea Wallapop, llamó a sus usuarios a denunciar este tipo de anuncios para suprimirlos.

Por otra parte, a falta de mascotas reales, algunos españoles se han atrevido a salir con peluches. Un hombre fue reprendido por la policía la noche del lunes, cuando se encontraba paseando a un perro de peluche en las calles de Palencia (norte).