Los gremios venezolanos aspiraban a un aumento del salario mínimo de entre 400 y 600 dólares al mes. Pero el gobierno de Maduro decretó un ajuste de menos de 4 dólares, que apenas supera los 6 dólares si se le suma el bono de alimentación

El gobierno de Nicolás Maduro anunció -mediante un mensaje en redes sociales- un nuevo aumento del salario mínimo, que pasó de 150 mil a 250 mil bolívares (menos de 4 dólares al mes).

Los gremios venezolanos han solicitado al Ejecutivo un incremento de entre 400 y 600 dólares, que permita cubrir el costo de la canasta básica familiar. Por ende, el monto decretado no cubre ni 95% de lo que esperaban.

Protesta trabajadores IVIC-CANTV en la sede del ministerio del poder popular para la educacion superior, ciencia y tecnologia.

La del mes de noviembre de 2019 llegó a 5,5 millones de bolívares. Justo ese mes se anunció un ajuste del ingreso básico que solo permitía adquirir 2% de la canasta, según indicó Oscar Meza, director del Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores (Cendas-FVM).

Antonio Suárez, presidente de Fedeunep, aseguró que esperaban un aumento salarial de al menos dos petros (equivalente a unos 7,3 millones de bolívares), además de otras compensaciones. Suárez también propuso un diálogo sincero para resolver la situación de los seguros HCM (hospitalización, cirugía y maternidad), que se han quedado rezagados por el trote de la hiperinflación.

El presidente de Fedecámaras, Ricardo Cusanno, dijo -un día antes del anuncio oficial de la medida- que no habían sido consultados por el gobierno de Maduro para implementar un nuevo incremento. Pero Cusanno recordó que el sector privado entrega, desde hace meses, bonificaciones en dólares.