Netflix muestra el lado humano de Pelé, sus triunfos, miedos, legado y convivencia con la dictadura

Arnaldo Fernández l @fernandzarnaldo

Una de las máximas estrellas en la historia del fútbol mundial contó su historia desde otra perspectiva, mostrando su lado más humano y sensible, luego de ser admirado por más de 50 años

Hablar de Pelé es hablar de fútbol, historia y de Brasil. “Oh Rey” es considerado por muchos como el mejor futbolista de todos los tiempos, un hombre que traspasó los límites de lo posible, un futbolista que cayó, se levantó, triunfó, superó todos sus miedos, pero que por sobre todas las cosas se sintió y se siente feliz de ser Pelé, por que “Oh Rey” hay uno solo.

En esta oportunidad los cineastas británicos David Tryhorn y Ben Nicholas se atrevieron a mostrar el lado más humano de Pelé, narrando sus historias desde un punto de vista más personal, desde el auge del ídolo que le dio su primera Copa del Mundo a Brasil en 1958, pasando por sus lesiones en 1962 y 1966, hasta superar todos los miedos y llegar a México 70 a obtener el tricampeonato.

Pelé se abrió totalmente ante las cámaras y habló de la dictadura de la época, de temas como torturas, desapariciones y represión de la cual asegura tener en cuenta pero que no estaba seguro de las mismas ya que en su opinión dentro del fútbol todo esto daba igual, lo que importaba era seguir jugando.

Para Brasil el fútbol siempre ha sido prácticamente un tema de estado, se recuerda el episodio en donde una discusión con João Saldanha hizo que el DT fuera cesado del cargo y trajeran a Zagallo, un excompañero de equipo que ganaría todos los encuentros en México y que dejaría a aquel Scratch como una de las mejores selecciones de la historia del fútbol mundial.

Pero aquella decisión a pesar de la polémica, sería la mejor (futbolísticamente hablando) era imposible pensar no contar con “Oh Rey” en cualquier equipo, un futbolista que a media máquina todos quisieran tener, algo que demostró colocándose la camiseta en cada partido y sellando su legado como una de las máximas leyendas del deporte mundial.

Aunque comenzamos diciendo lo mucho que le gustaba y le gusta a Pelé ser Pelé, dentro del documental algo sorprendente es escuchar al astro del fútbol afirmar que el alivio es la mejor recompensa de la victoria, esto en cuanto a la presión que sentía por ganar la Copa del Mundo, y en todo ese preámbulo confiesa algo impresionante: “En ese momento no quería ser Pelé”.

“Yo siempre le he abierto las puertas a los Gobiernos y ellos siempre han acudido a mí”, es otra de las afirmaciones claves en este documental en donde se analiza la convivencia de Pelé con la dictadura. Hubo periodistas que hasta querían ver perder a la selección por este motivo, pero que al verla jugar tuvieron que cambiar de opinión.

A la gente no le interesaba que la dictadura se hiciera partido de este triunfo, los brasileños solo querían disfrutar del fútbol y de Pelé, el líder de esa legión de estrellas, aquel futbolista negro que puso en el mapa a Brasil, el que emancipó el gentilicio brasileño. Un hombre que creyó que su país era único en el mundo, aquel que los niños miraban en Suecia sorprendidos por su color de piel.

Edson Arantes Do Nascimento, dio la vida por Brasil, por el Santos y llevó el fútbol a Estados Unidos, “Oh Rey” solo tomo partido por el deporte más hermoso del mundo y a pesar de convivir en un sistema represivo, nunca hizo política para ellos, como por ejemplo si la hizo entre 1995 y 2002 como ministro de deportes de Fernando Henrique Cardoso.

Pero en la época de la dictadura, él estaba decidido a convertirse en lo que hoy a sus 80 años y ayudado por una andadera a caminar es, “Una Leyenda”, uno de los mejores deportistas de la historia.

El tiempo pasa y hoy vemos a un Pelé frágil, nostálgico, pero de pie, firme como un ejemplo dentro y fuera de los terrenos de juego, con la misma fe en Dios que profesaba en su época como jugador. Lo demás lo dejamos a criterio de cada quien y en esta ocasión, Netflix lanzó una joya en donde el lado humano de Pelé junto a sus goles y su vida, son los verdaderos protagonistas.