Alí Primera: Una canción de verdad que se sembró en el corazón de la gente

Un muchacho paragüanero que puso su voz al servicio de los que no tenían. Se convirtió en caja de resonancia de las necesidades de una sociedad llena de injusticias. Todavía vigente ante un país que no logra vencer.

Se ganó el título de “El cantor del pueblo”, porque su canción fue y es el reflejo de una sociedad que no supera las desigualdades impuestas por la injusticia del poder y el egoísmo de los seres humanos.

Su vida puede verse a través de su obra, en la cual reflejó las vivencias de un muchacho del campo que encontró en la poesía y la música la forma de canalizar su esfuerzos por hacer de este país y de este planeta un lugar más habitable.

Contaba que su primera canción política la escribió estando preso y fue un vehículo para no rendirse ante el encierro producido por la decisión de exigir las justas reivindicaciones de la gente y el deseo de generar un cambio político en el país.

Su visión no se quedó en lo local. Apalancado en un formación de izquierda por su militancia en el Partido Comunista de Venezuela, apuntó también con su canción y su pluma a apoyar lo que consideró las justas luchas de los pueblos; así fue solidario con Vietnam, Chile, Cuba, Paraguay, Uruguay, Colombia, Nicaragua y El Salvador, por nombrar algunas de la naciones a la que hizo alusión en sus canciones.

Su actividad no se quedó en la música. Fue un promotor cultural muy activista en la organización de las bases populares en pro de la defensa de la ecología y su obra así lo recoge.

Asimismo, quiso rendir homenaje en vida a cultores populares que defendían y defienden la tradición venezolana, más allá de su militancia política. Así le cantó a Simón, Luis Mariano Rivera, Armando Molero y a Don Pío Alvarado, por solo nombrar algunos.

Alí Primera, lleno de música y compromiso por los cuatro costados nació un día como hoy. Su canción sigue vigente, porque todavía existen techos de cartón, gente rumiando su miseria en una sociedad que no ha logrado detener la injusticia.