Balladelli y el ministro de Salud, Carlos Alvarado, visitaron las ciudades de San Cristóbal y San Antonio de Táchira, donde se reunieron con las autoridades de salud, políticas y religiosas para abordar la atención de los s, la comprobación de su estado de salud, su estadía en los Puestos de Atención Social Integral (PASI) y su retorno a sus ciudades de origen

“La Organización Panamericana de la Salud (OPS) está acompañando a las autoridades venezolanas en su diálogo con la contraparte colombiana, con aspiración a mejorar el estado de salud de los migrantes y protegerlos de la transmisión de la COVID-19”, informó este domingo 1 de noviembre el representante del organismo en Venezuela, Paolo Balladelli.

A través de una nota de prensa, Balladelli y el ministro de Salud, Carlos Alvarado, visitaron las ciudades de San Cristóbal y San Antonio del estado Táchira, ubicadas en la frontera con Colombia, donde se reunieron con las autoridades de salud, políticas y religiosas de Táchira, actualmente el estado con los índices más elevados de COVID-19 en el país.

La OPS aseguró que en las jornadas de trabajo se trató con prioridad la atención de los retornados, la comprobación de su estado de salud, su estadía en los Puestos de Atención Social Integral (PASI); así como el retorno a sus lugares de origen, con el objetivo de procurar la interrupción de la transmisión comunitaria de COVID-19.

También se visitaron el laboratorio móvil para el diagnóstico de la COVID-19 y coordinaron con otros organismos internacionales presentes en el estado, como ACNUR, OCHA, OIM y UNICEF.

Finalmente, la OPS tiene una oficina de terreno en San Cristóbal y en otros cinco estados del país, con el objetivo de acercar la cooperación técnica a todos los rincones del país.