Durante este martes, una parte de Caracas era carretas llena de mercancía, bolseros y personas que se aglomeraban entre los estrechos pasillos de Quinta Crespo, centros comerciales con pocas personas y colas para surtirse de gasolina

Todavía los carros circulaban. Los cuerpos de seguridad del Estado teniendo cerrado el paso por una calle, los carreteros llevaban botellas de refresco que estaban en oferta: tres cajas por $17. En el segundo día de flexibilización de la cuarentena y la llegada de la distribución de gasolina a nuevo precio, Quinta Crespo trabaja, sigue su vida y trata de recuperar su ritmo luego de más de 70 días encerrados.

La gente que entraba al mercado, cumplían los protocolos higiénicos que desde la primera semana de distanciamiento social han estado en la entrada del mercado. Vendedores informales gritan sus ofertas, desde verduras, bolsa de leche en polvo, chatarra, todo sobre sábanas.

Una señora iba hacer unas compras con su hija. Un guardia nacional las detiene, y le explicó a la madre de la pequeña que no podía entrar con su hija. “Si quiere me la deja y yo la cuido”, dijo. La madre aceptó ya que tenía que hacer sus compras. “Es solo un momento, hija”.

Dentro del mercado la gente compraba. Todavía el sector de venta de animales vivos seguía cerrado, la gente comentaba el nuevo precio de gasolina, un vendedor comentaba con sus compañeros de trabajo que al salir de su faena haría la cola en la bomba de El Rosal, ya que se había escuchado que en esa estación no había mucha cola y todavía vendían gasolina subsidiada. Insistía a sus colegas lo acompañarán.

“Chamo, ustedes van a ver, vamos a llegar y será un momento. La autopista está sola, no hay cola en la calle y trabajan hasta las 5 de la tarde”, decía.

En las verduras los empleados del mercado discutían la medida del gobierno de Nicolás Maduro de importar gasolina de Irán. Uno de ellos dijo en un tono alto y eufórico: Somos un país petrolero, e importamos gasolina. ¿Cuando haz visto que los argentinos compren carne para su país?

Carretas llena de mercancía, bolseros y personas que se aglomeraban entre los estrechos pasillos. Francisco Medina, un comprador habitual en Quinta Crespo aseguró que “en ningun momento de la cuarentena se ha respetado el distanciamiento en el mercado”.

“Uno llega y trata de tener espacio, pero la propia gente se aglomera, hay veces que me provoca empezar a estornudar o escupir para ver si entienden”, afirmó.

La mañana empezaba a cerrar, eran las 11 y ya los compradores se retiraban del sitio. Cuando Contrapunto se retiraba del lugar conversó con un cuidador de carros, quien expresó su opinión sobre la situación de la gasolina en Venezuela:

“Si Maduro y su gente tiene tantos problemas con los gringos, ¿por qué vienen y nos deja pagar la gasolina en dólares?”, preguntó.

El trabajador reconoció que el aumento de la gasolina se debía hacer mucho tiempo atrás. “Hace dos años era más barato llenar un tanque de gasolina que comprar una cerveza o una botella de agua. Eso no es posible.”, aseveró.

Sentenció con un mensaje para seguir trabajando: Si hay muertos y muchos casos de coronavirus ¿qué hace este poco de gente en la calle”.

Colas en las bombas

El pasado lunes inició el nuevo proceso de venta de gasolina en el país, lo que ha generando colas en algunas estaciones de distribución. Andy Ramírez, un vecino del municipio Sucre que se dedica al transporte, afirmó “el precio debió subir, pero no en esta situación que vive el país”. Desde las 4 de la mañana estaba haciendo cola en la bomba de la Santa Ana, en El Cafetal. Aseguró que había carros en el sitio desde las 11 de la noche del día anterior.

Centros comerciales

12 del mediodía, el bulevar de la parroquia al Este de la ciudad, todavía se ven bicicletas que suben y bajan por la calle, la Guardia Nacional que custodia las bombas, supermercados que cierran a las 2 de la tarde. La diferencia con recorridos anteriores de Contrapunto en esa parte de la ciudad es que en el centro comercial Plaza Las Américas, las tiendas levantaron sus santa-marías. Pasillos llenos de luz, tiendas de ropa abierta, peluquerías abiertas pero sin clientes. “Nos dicen que vengas así no haya un solo cliente en el día”, explicó un estilista de la primera etapa del complejo comercial.

La tarde del martes

Jorge Rodríguez, reportó al final de la tarde 156 nuevos casos de coronavirus y un nuevo fallecido con los que se elevan a 1.819 contagios y a 18 la cifra de fallecidos por coronavirus. También reconoció el acuerdo de cooperación entre un sector de la oposición liderado por Juan Guaidó y el Gobierno de Maduro para hacer frente la atención a la emergencia sanitaria por el coronavirus.

El acuerdo fue firmado este lunes por el ministro de Salud, Carlos Alvarado, y el asesor en temas de salud de la Asamblea Nacional liderada por Juan Guaidó, Julio Castro, con el acompañamiento de la Organización Panamericana de la Salud (OPS)