“Estamos trabajando con organismos internacionales y vamos a pedir ayuda, porque Ecuador solo no puede atender a estos 430.000 o 450.000 venezolanos”, aseguró el presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, en una entrevista

La diputada electa en el 2015, Olivia Lozano, agradeció este sábado 11 de septiembre al Gobierno de Ecuador su plan para regularizar la situación de cerca de 450.000 venezolanos que viven en el país andino y que además busca la integración mediante el trabajo y la educación.

“Nuestro reconocimiento y profundo agradecimiento al presidente Guillermo Lasso por la noble y humanitaria acción con nuestros hermanos migrantes”, expresó Lozano en su cuenta de Twitter.

El jueves, el presidente ecuatoriano aseguró en una entrevista que su Gobierno diseña un plan para regularizar la situación de unos 450.000 venezolanos y que va más allá de una medida migratoria, porque también busca, según explicó, la incorporación de los extranjeros a la sociedad ecuatoriana mediante trabajo y educación.

“Es un plan que obedece a razones humanitarias, estamos trabajando con organismos internacionales y vamos a pedir ayuda, porque Ecuador solo no puede atender a estos 430.000 o 450.000 venezolanos”, dijo Lasso.

Representantes del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur) y de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) dieron el viernes su apoyo al plan del presidente Guillermo Lasso.

El representante especial conjunto de Acnur y OIM para migrantes y refugiados de Venezuela, Eduardo Stein, le reiteró al presidente “el apoyo” de ambas organizaciones “a los esfuerzos” por regularizar a todos, porque “no solo se trata de un proceso de regularización y documentación, sino que va acompañado de procesos de integración socioeconómica de esta población”.

“Es refrescante para la región el avance que Ecuador está haciendo”, manifestó Stein, según un comunicado de la Cancillería de Ecuador.

Según las cifras oficiales, en Ecuador residen 450.000 migrantes venezolanos, una cifra que algunas organizaciones internacionales amplían hasta 600.000, y que la mayoría de los cuales necesita aún regularizar su situación.