La Conferencia Episcopal Venezolana llama a la refundación de las instituciones en función de “recuperar la democracia” y poner como centro de la acción al ser humano. Denuncian en la Exhortación Pastoral las intenciones del poder de subordinar los intereses de la población a intereses ideológicos

“Nos encontramos como país en una grave crisis global y democrática; el ser humano con su dignidad, principalmente la persona pobre, es colocada a un lado por el régimen político, para dar relevancia a un sistema ideológico excluyente, perdiéndose el sentido de la democracia como poder del pueblo”.

Esta cita pertenece a la Exhortación Pastoral hecha por la Conferencia Episcopal Venezuela (CEV) en el marco de su CXVII Asamblea Ordinaria Plenaria y que fue leída por el presidente de la CEV Monseñor Jesús González de Zárate, Arzobispo de Cumaná.

Los representantes de la Iglesia Católica destacan en el documento lo que definen como “la dolorosa situación del país” en la que llaman la atención sobre “el desmantelamiento de las instituciones democráticas y de las empresas del Estado, el dramático éxodo debido a la emigración forzada de cerca de seis millones de compatriotas expatriados por falta de oportunidades de desarrollo en el país y la pobreza de la gran mayoría de nuestro pueblo”.

Llaman la atención especialmente sobre la situación de “la desnutrición de la infancia y las situaciones de injusticias que viven las personas de avanzada edad”, y añaden que, además de estos aspectos, “están los daños psicológicos, morales y espirituales que experimentan los venezolanos en el drama que estamos viviendo”.

Los religiosos señalan en el documento señalan que “hay un objetivo de fondo: convertir al ser humano, creado por Dios como ser libre y responsable, en simple ejecutor de centros idolátricos de poder”.

“Lo que está verdaderamente en juego, en medio de todo este deterioro, es la persona humana en la plenitud de su vocación. Cuando una ideología se antepone como un sistema de poder, que violenta los derechos humanos y rechaza la dignidad de la persona, genera injusticia y violencia institucional”, indica el documento.

Con respecto a los eventos políticos de Barinas indicaron que “los resultados del día domingo 9 de enero son una demostración de cuán necesario es reconocer y aceptar que estamos frente a un cambio en Venezuela, que pasa por la necesidad del encuentro y del entendimiento, para construir un país libre de la opresión y del deterioro al que ha sido sometido”.

En la exhortación, explican que la “refundación de la nación” implica la inclusión de los desfavorecidos, recuperar la convivencia fraterna, la promoción del diálogo; realizar negociaciones claras y justas en favor del pueblo; promover la familia y la educación y “renovar los partidos políticos y los liderazgos que no han permitido un discernimiento político centrado en las exigencias actuales”.

Aquí la Exhortación Pastoral: “Que tu gran amor, Señor, nos acompañe, tal como esperamos de ti”.