Hay un establishment político que consiguió un modelo de negocios, subrayó el analista de entorno económico y político

Las movilizaciones de los trabajadores hicieron que el gobierno de Maduro echara para atrás las políticas laborales, indicó este martes el periodista y analista José Gregorio Yépez. Incluso, los trabajadores movilizados por sindicatos oficialistas estaban descontentos, apuntó.

Yépez consideró que el gobierno ha tratado de ponerles agua fría a las movilizaciones, “necesita tomar un poco de aire para ver qué hace”.

El pago del bono completo podría ser inflacionario, porque la economía venezolana no está en condiciones de asimilar la liquidez, opinó en entrevista con Unión Radio.

El instructivo de la Onapre ha escamoteado, por subterfugios legales, el ingreso de los trabajadores, manifestó. Pese a ello, no cree que el gobierno lo derogue, porque está atado de manos.

A su juicio, la clase política tendrá que leer las manifestaciones de los trabajadores “con mucho tino”, porque “no hay cuadros de los grandes partidos políticos haciendo el trabajo de masas”, sino dirigentes de base peleando por sus reivindicaciones. Estas luchas todavía no están articuladas con un proyecto político que les plante cara a Maduro, el PSUV y sus aliados.

Las protestas han movido al gobierno y también a la oposición, enfatizó Yépez.

Sobre la negociación en México, indicó que la oposición no tiene fuerza para obligar al gobierno a negociar, y el gobierno no tiene interés en volver y busca ganar tiempo.