Carlos Trapani de Cecodap recomienda a los padres no tener miedo de expresar cómo se sienten, reconocer qué les generan estrés y que factores de autocuidado pueden poner en práctica para prevenir la violencia intrafamiliar

Dentro de un contexto de crisis, emergencia o conflictividad, la violencia intrafamiliar, una problemática social que se caracteriza por la agresión física o psicológica de un familiar a otro familiarpuede adquirir otras características que agravan e incrementan estas situaciones dentro de un hogar.

Carlos Trapani, coordinador general de Cecodap, explica que estar dentro de una situación de carencia, pérdida de poder adquisitivo, incremento del alto costo de la vida, incertidumbre, conflicto, entre otros aspectos, pueden generarle estrés a los adultos y terminar desencadenando episodios de violencia dentro de una familia, siendo los niños los que pueden resultar más vulnerables.

Para evitarlos, Trapani enfatiza que lo más importante es que los adultos reconozcan cómo se sienten, qué situaciones les denotan estrés y qué factores de autocuidado pueden poner en practica ante un episodio de estrés: meditar, respirar, escribir, nadar, bailar, entre otros.

Foto: Referencial

Para Trapani, lo importante es que los adultos se conozcan a sí mismos y sepan qué vías pueden usar para controlar los niveles de estrés. “Muchas veces los adultos pueden pensar que para tener un momento de placer, que les despeje de la mente, puede significar un gasto de dinero cuando necesariamente no tiene que ser así”.

El defensor de los derechos humanos, insiste en la importancia de reconocerse como personas y cuándo es momento de pedir ayuda sin ningún tipo de prejuicio. “Pedir ayuda significa protegernos frente a situaciones que nos desbordan que no sabemos qué hacer o cómo reaccionar”.

Foto: Referencial

Dentro de un hogar es importante apostar a la salud mental, por lo que Trapani pide a los adultos cuidarse para poder ser buenos ejemplos en diversos aspectos ante sus hijos. “Yo no puedo dar calma o tranquilidad si no tengo ninguna de las dos”.

Entre los retos que representa la crisis actual en Venezuela para los adultos, dice Trapani, está el rol clave que deben ejercer en el desarrollo, la protección y el cuidado de los niños dentro de los conflictos, para que, además, sirvan para educarlos y dejarles claro que lo que está pasando no es lo normal.

Otra recomendación de Trapani es tejer redes de solidaridad dentro de cada familia que cumplan con la función de servir como espacios afectivos y seguros para los niños.