Agregó que que la Iglesia venezolana es “sencilla y pobre”, porque no cuenta con muchos recursos

El presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), monseñor José Luis Azuaje, expresó que “a nosotros nos preocupa el hambre que está pasando el pueblo, la angustia que tiene ante una amenaza evidente y no tener certeza de que pueda ser atendido como debe ser, de manera médica e institucional, debido a que hay lugares, como en Zulia, donde están abarrotados los espacios institucionales”.

Indicó, en entrevista con Román Lozinski, que la CEV se encuentra en un “proceso de reflexión” respecto a las elecciones parlamentarias. En tal sentido, señaló que quieren tener un pensamiento conjunto y que será debatido esta semana en la Asamblea Nacional de Obispos.

Referente a los recursos con los que cuenta la Iglesia, destacó que “hubo una cooperación mutua entre instancias del Estado y en un momento hubo una ruptura y se perdieron beneficios. Quedan algunos, pero en salud, organización, ya no se dan”.

Apuntó que a lo interno siempre están bajo un proceso de “renovación”.