La abogada Rocío San Miguel señaló que estos grupos han tomado fuerza en los cinco estados de la frontera terrestre venezolana, cuatro de ellos limítrofes con Colombia como lo son Táchira, Zulia, Apure, Amazonas y Bolívar

Los enfrentamientos entre el Ejército venezolano y grupos armados colombianos ocurridos en las últimas semanas han vuelto a poner sobre la mesa denuncias por la supuesta presencia de disidentes de las FARC en Venezuela, donde parecen ganar terreno y estabilidad.

Tras más de 40 años de ingreso intermitente al país, los grupos guerrilleros colombianos hoy se encuentran instalados de forma permanente en Venezuela, aseguran diversas organizaciones que observan la zona.

Según varias ONG, integrantes de las bandas formadas por exguerrilleros de las FARC que no se acogieron al proceso de paz o del ELN están presentes en, al menos, cinco o seis estados de la frontera terrestre venezolana y “controlan” territorios.

“La presencia de la guerrilla en Venezuela tiene más de 40 años de manera intermitente. ¿Qué tenemos de nuevo en estos momentos? Que parece haberse instalado claramente una guerrilla que puede considerarse binacional”, indicó a EFE la experta en temas militares y directora de la ONG Control Ciudadano, Rocío San Miguel.

La también abogada señaló que estos grupos han tomado fuerza en los cinco estados de la frontera terrestre venezolana, cuatro de ellos limítrofes con Colombia como lo son Táchira, Zulia, Apure, Amazonas y Bolívar.

Muestra de esto fue el conflicto armado de Apure -con un saldo de 8 soldados y 9 “terroristas” fallecidos y más de 40 detenidos- que comenzó el 21 de marzo y se prolongó durante unas tres semanas; según la Fuerza Armada, ya está controlado.

Pero enfrentamientos armados en esos estados hay casi a diario. Los grupos guerrilleros se pelean por el control territorial, según la ONG Fundaredes que lleva años observando la conflictividad en la frontera y que contabilizó 555 choques, 1.613 homicidios y 208 desparecidos en 2020.

La particularidad del caso en Apure fue el contingente militar movilizado hasta el estado y la supuesta presencia del grupo élite de la policía, las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), sobre el que EFE consultó a fuentes gubernamentales, sin obtener respuesta alguna.

Sobre ese conflicto, son más las interrogantes que las respuestas, al menos desde la perspectiva oficial, pues el Gobierno y la propia Fuerza Armada han evitado, incluso, identificar a los grupos a los que llamó “irregulares armados”.

Foto: EFE

Según Fundaredes, esto se debe a la “alianza” del presidente venezolano, Nicolás Maduro, con antiguos miembros de las FARC y el ELN.

Lo que ha dicho la administración de Maduro

El pasado mes de marzo, el ministro del Poder Popular para la Defensa, Vladimir Padrino López, reiteró su acusación de que el presidente de Colombia, Iván Duque “protege a los grupos armados”, que estarían sosteniendo enfrentamientos con la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), en el estado Apure.

Los grupos irregulares colombianos nos atacan con explosivos y armas largas. Continúan infundiendo terror en la población y creen que hostigando bases militares nos van amedrentar. Cruzan el río, hacen sus escaramuzas y retornan a Colombia con la protección de sus autoridades”, escribió Padrino López, en Twitter.

Además de eso, el Conflict News World (CNW), publicó una serie de fotos en las que se ve una brigada de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), que estaría rumbo al estado Apure, lugar donde se desarrolla el conflicto entre el ejercito venezolano y la Fuerza Revolucionaria de Colombia (FARC).

Aunque las imágenes nunca fueron confirmadas por el ministerio de Defensa, o alguna autoridad del gobierno de Nicolás Maduro, el pasado lunes, Vladimir Padrino López, ministro de Defensa, anunció que las autoridades de seguridad del Estado, van a regular con medidas especiales los municipios: Páez, Muñoz y Gallegos de Apure.

Por su parte, el comandante del Comando Estratégico Operacional de las FANB (CEOFANB), Almirante en Jefe Remigio Ceballos, aseguró este viernes que se incrementó la presencia de efectivos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana con una brigada especial durante el conflicto con la Fuerza Revolucionaria de Colombia (FARC) en la frontera de Apure.

En ese sentido, afirmó  que “la situación en Apure está en control, nosotros tenemos control, y los reductos que quedan estamos tras ellos (…) Ya se ha ido restableciendo la tranquilidad y sobre todo el apoyo del Estado a la población”.

“Vamos con más fuerza a la aplicación directa de toda la acción militar, todo el que enfrente armas a la República recibirá una respuesta contundente e inmediata”, dijo.

La ultima decisión que ha tomado el gobierno de Maduro en la zona ha sido enviar un grupo de mil combatientes de la Milicia Nacional, una unidad de civiles afectos al chavismo, uniformados y armados, se desplazará al estado fronterizo de Apure, donde, el pasado 21 de marzo, estallaron combates con una banda de disidentes de las FARC, informaron este martes fuentes castrenses.

El anuncio lo hizo el comandante de la Milicia Nacional, mayor general Manuel Bernal Martínez, quien explicó que será una “fuerza miliciana humanitaria de protección a las comunidades” de la región y estará coordinada por el Ministerio de Defensa y el Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Ceofanb).

Explicó que los mil combatientes son voluntarios, han sido formados en 22 unidades y estarán bajo el mando de un general de división, dos generales de brigada de la Milicia y cuatro oficiales superiores.