Este lunes, el diputado de la Asamblea Nacional electa en 2015, Julio Borges, envió una comunicación a los cancilleres de Mali y Emiratos Árabes Unidos, para solicitar una investigación sobre el presunto intercambio de oro por efectivo que estarían haciendo miembros de la administración de Nicolás Maduro, con ese países..

“Este esquema de “oro por efectivo” está ayudando a financiar la corrupción y la represión del régimen de Maduro y su cúpula gubernamental; y está agotando las riquezas de Venezuela en detrimento de nuestras generaciones futuras. Buscamos su ayuda para investigar a los involucrados y detener el uso de los Emiratos Árabes Unidos como ubicación clave para esta operación”, relató en su carta al canciller de los Emiratos Árabes.

En ese sentido, que aseguró que esta operación estaría involucrado “un avión ruso y a empresas de Emiratos Árabes como Noor Capital”.

“En el centro de la operación ilegal se encuentra una firma financiera con sede en los Emiratos Árabes Unidos, llamada Noor Capital, y las personas involucradas con la empresa son facilitadores clave (…) Los aviones con base en los Emiratos Árabes Unidos viajan llenos de dinero en efectivo a Bamako, Mali, donde el dinero se transfiere a un avión de carga ruso”.

Esto sería parte de una una denuncia en la que afirman que Nicolás Maduro, ha vendido a discreción cerca de 300 toneladas de oro que formaban parte de las reservas del país, en una operación que, según la denuncia, le ha permitido acceder a un millón de euros sin que se conozca el destino de ese dinero.

“Es una operación que podemos llamar ‘oro por euros’ (…) Maduro maneja discrecionalmente todo este dinero”, dijo, en una rueda de prensa telemática, el exdiputado Julio Borges, el pasado 3 de marzo.

Se trata, explicó, de una trama que solo en 2020 implicó la extracción de lingotes, que estaban en el Banco Central de Venezuela (BCV), en ocho vuelos que se hicieron a través de un avión ruso “que pertenece a una compañía que le presta servicios personales a (el presidente ruso, Vladimir) Putin”.

Foto EFE

La misma aeronave, prosiguió Borges, volaba hasta Mali, donde descargaba el oro venezolano, que luego era llevado a una refinería cercana al aeropuerto maliense para ser derretido y, posteriormente, trasladado a través de otro avión, en este caso de Emiratos Árabes Unidos (EAU).

Según la denuncia de la oposición venezolana, se realizaba el intercambio de lingotes por euros. De ese modo, el dinero regresaba a Caracas en el mismo avión ruso, mientras que el oro se iba a EAU o, en algunos casos, a Libia, donde presumen que era recibido por el mariscal Jalifa Haftar, que controla el este del país.

Borges aseguró que el ministro de Petróleo de Venezuela, Tareck el Aissami, está involucrado en esta trama que fue “diseñada” por el empresario colombiano Alex Saab, quien está señalado como presunto testaferro de Maduro y fue detenido en Cabo Verde cuando actuaba como enviado especial de su Gobierno.