El primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, dijo que lo ocurrido en Colombia, el pasado fin de semana, con el diputado opositor Freddy Superlano debe ser investigado: Hay que saber “lo que él se metió y lo que le metieron”.

Hay dos versiones sobre lo sucedido con Superlano: si apareció drogado luego de ir a un hotel con varias mujeres, o si lo drogaron en un restaurante.

“Ni para eso tienen valor: para asumir las consecuencias de sus actos personales”, reprochó a Superlano.

En Colombia “les meten droga hasta decir basta”, alegó. “Se van los diputados escuálidos para allá y allá terminan drogándose” y “luego de que se meten en un hotel con varias personas le echan la culpa a la revolución bolivariana”.

Cabello afirmó que la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) no quemó el contenido de los camiones que transportaban ayuda humanitaria el pasado sábado 23 de febrero.

“Ellos mismos quemaron los camiones que dijeron que iban a pasar sí o sí, y no pasaron no o no porque el pueblo de Táchira no los dejó pasar junto a la Fuerza Armada”, aseveró el presidente de la asamblea constituyente durante un acto político en el estado Delta Amacuro.

“¿Que traían alimentos nada más? Mentira, ahí venían cables, miguelitos” y también máscaras antigás.

Criticó al presidente de la Asamblea Nacional (AN), diputado Juan Guaidó: “El peor de todos esos hijos es el prófugo de la justicia, el autoproclamado, porque hay que ser bien mal hijo” para que “abras las puertas para que bombardeen tu patria”.

Reiteró que será declarado enemigo de la patria todo el que propicie una invasión extranjera. “¿Nos vamos a quedar con los brazos cruzados? No nos conocen”, advirtió.

El único presidente de Venezuela es Nicolás Maduro, argumentó.

“Exigimos ante el mundo que se permita al Gobierno bolivariano comprar los alimentos” y adquirir las medicinas que el país necesita, reclamó Cabello.