El trabajo detalló que los patrones son las detenciones temporales de familiares de las víctimas asesinadas, en particular mujeres, niños y mayores de edad, quienes fueron retirados por la fuerza de las casas o detenidos por breves períodos

En el informe que presentó la Misión Internacional Independiente de determinación de hechos de las Naciones Unidas sobre Venezuela, se detalló también la vulnerabilidad de los niños ante la presencia de crímenes de lesa humanidad.

La Misión pudo detallar patrones del modo de operación en el que participaron cuerpos de seguridad del Estado. Los resultados arrojan otra modalidad en la que los crímenes de lesa humanidad expuestos por la ONU tienen repercusiones en los niños, niñas y adolescentes.

Este patrón detectado por los investigadores es que los funcionarios sacan a familiares de las víctimas de las ejecuciones extrajudiciales, por lo general mujeres, ancianos y niños, limitando los testigos en el lugar de los hechos a las fuerzas de seguridad únicamente.

Además, los niños son testigos cuando los agentes de seguridad entran a sus casas e incautan objetos sin una orden de allanamiento. La Misión también documentó denuncias constantes de testigos y víctimas, a quienes las fuerzas de seguridad destruyeron muebles e instalaciones, robaron bienes, alimentos, dinero y enseres domésticos.