Luis Britto García advierte que la norma viola la Constitución. Rafael Ramírez compara a Nicolás Maduro con Pedro Carmona Estanga y el golpe de Estado que protagonizó contra el presidente Hugo Chávez en 2002

Dentro del mismo chavismo ha generado suspicacia la llamada “ley antibloqueo” propuesta por el mandatario Nicolás Maduro para, según alegó, sortear las consecuencias de las sanciones de Estados Unidos (EEUU).

Dos voces del chavismo -las del intelectual Luis Britto García y del exministro de Petróleo Rafael Ramírez- han manifestado sus reservas a esta norma que será aprobada por la asamblea constituyente.

“Indispensable iniciativa la de una Ley Antibloqueo para el Desarrollo Nacional y la Garantía de los Derechos Humanos. Se la debió adoptar desde el momento de la primera agresión contra Venezuela, incorporando normas tales como el retiro del privilegio de no pagar impuestos en nuestro país de que gozan gracias a los Infames Tratados contra la Doble Tributación ciudadanos y empresas extranjeras de países que nos agreden; así como el retiro de todos los privilegios y ventajas conferidas a dichas personas y empresas foráneas -y no a los venezolanos- por una Ley de Promoción y Protección de la Inversión Extranjera que los favorece con exoneraciones de impuestos, contratos de estabilidad tributaria que los inmunizan contra reformas impositivas, asignación preferencial de recursos e incluso créditos concedidos generosamente por el mismo Estado al cual atacan”, expresó, de entrada, Britto García en el análisis publicado en su portal: http://luisbrittogarcia.blogspot.com/

Recuerda que la ratificación de tratados internacionales debe pasar por la Asamblea Nacional. Critica la reserva informativa impuesta por la norma: “Una simple ley no puede derogar dichas normas de rango constitucional ni transitoria ni definitivamente; motivo por el cual sus propuestas deben respetar el texto de la Carta Magna”. Advierte también sobre el uso de presupuestos separados que nadie controlará. Britto García alerta que “se otorgan facultades amplísimas y discrecionales para la disposición de bienes propiedad de la República mediante “mecanismos excepcionales”, cuya naturaleza no se anticipa, desarrolla ni explica. Para garantizar la legitimidad y validez jurídica de tales operaciones, sería preferible aplicar los procedimientos ordinarios previstos en la Constitución vigente y las leyes, que por otra parte conservan su vigencia mientras la Carta Magna perdure”.

Otro golpe como el de Carmona Estanga

Rafael Ramírez, en un artículo de opinión publicado este domingo 4 de octubre, llama a la norma la “ley del saqueo” y compara la actuación de Maduro con la del empresario Pedro Carmona Estanga, líder de un golpe militar contra el presidente Hugo Chávez en abril de 2002.

“La Ley “AntiBloqueo” presentada en cadena nacional por Nicolás Maduro no solo es una Ley inconstitucional más de todas las ordenadas por su gobierno para que sean “aprobadas” por la Asamblea Nacional Constituyente, sino que constituye una acción írrita (inconstitucional e ilegal) para entregar empresas y activos del Estado Venezolano al capital privado, nacional e internacional, utilizando la muy conveniente excusa del bloqueo”, subrayó.

Ante las sanciones y medidas “el gobierno de maduro, en vez de reforzar el Estado y el principio constitucional de Inmunidad Soberana, lo que hace, es PRIVATIZAR el sector público, incluyendo sectores estratégicos como el petróleo, a favor de sus operadores privados que, según Maduro, sabrán defender mejor que su gobierno, el patrimonio de los venezolanos”.

Ramírez afirmó que estos activos “irán a parar a manos de los “agentes” y la “burguesía revolucionaria” que, bajo el amparo de este gobierno, se han venido apropiando de facto de la economía Estatal, activos y empresas”. 

En su opinión “Maduro actúa igual que Carmona, deroga la Constitución, las Leyes de la República Bolivariana de Venezuela, se salta y usurpa los demás Poderes del Estado, incurre en Abuso de Poder, gobierna como un dictador, favorece los mismos intereses que entonces representaba Carmona”.