En 2018, el secretario general de la ONU António Guterres, tomó la decisión de remitir el caso a la Corte Penal Internacional

Para el diputado de la Asamblea Nacional (AN) William Dávila, que la disputa entre Guyana y Venezuela por el Esequibo haya llegado hasta el Tribunal Internacional de Justicia, en La Haya, es culpa del mandatario Nicolás Maduro.

“En el caso del Esequibo debilitaron la declaración. Estamos en la Corte Internacional de Justicia por culpa de Maduro, porque se quedó callado cuando el Secretario General de las Naciones Unidas (Antonio Guterres) anunció que el caso lo remitía a la Corte Internacional de Justicia”.

Dávila también mencionó las declaraciones del presidente Hugo Chávez, durante la XX edición de la Cumbre de Río celebrada en 2008, desde la que aseguró que Estados Unidos manipulaba el reclamo territorial; además, hizo referencia a la visita de Chávez a Georgetown, en 2004, desde donde dijo: “El Gobierno venezolano no va a oponerse a ningún proyecto en la región que vaya en beneficio de sus habitantes (…) proyectos de agua, vías de comunicación, energía, proyectos agrícolas”.

El pasado 6 de septiembre, el Fiscal General, designado por la Constituyente, Tareck William Saab informó que el Ministerio Publicó abriría una investigación al presidente de la Asamblea Nacional Juan Guaidó y a Vanessa Neumann, Embajadora de Venezuela ante el Reino Unido, designada por el Parlamento Nacional, por presuntamente “querer entregar la soberanía del Esequibo a Guyana, a cambio del apoyo del Reino Unido”.

En 2018, el Secretario General de la ONU António Guterres, determinó que el proceso no había logrado una solución desde los buenos oficios de las Naciones Unidas y tomó la decisión de remitir el caso a la Corte Penal Internacional, aspirando que desde allí se llegara a una solución pacifica.

Como respuesta, ese mismo año, el Parlamento Nacional firmó un acuerdo en rechazó de dicha decisión de Guterres, por considerar que solo beneficiaba a Guyana.