La vicepresidenta ejecutiva, Delcy Rodríguez, informó que sostuvo una reunión de forma virtual con las autoridades locales de los estados que registran la presencia de la nueva cepa y pidió a los habitantes de estas regiones guardar “medidas extremas”

Venezuela sumó este sábado 6 de marzo 529 contagios de COVID-19, con lo que el total de casos se elevó a 141.885 desde el inicio de la pandemia hace un año, mientras registró otras siete muertes a causa de esta enfermedad que ha cobrado la vida de 1.378 personas, informó la vicepresidenta ejecutiva, Delcy Rodríguez.

“La Comisión Presidencial para la Prevención y Control del COVID-19 informa que en las últimas 24 horas se registraron 529 nuevos contagios en Venezuela”, dijo Rodríguez en un mensaje en Twitter.

Detalló que dos son de personas provenientes de México y Panamá, mientras que el resto se produjo dentro del territorio venezolano.

En ese sentido, informó sobre los tres estados con mayor número de casos y dijo que Distrito Capital registró 148 contagios en las últimas 24 horas, Miranda 72 y Aragua 46.

Asimismo, indicó que otras siete personas fallecieron a causa de esta enfermedad y que seis de ellas eran hombres de 30, 41, 59, 60, 68 y 69 años, y una mujer de 90, con lo que la cifra de muertes se elevó a 1.378.

Según el Gobierno venezolano, del total de 141.885 casos registrados, 133.934 se han recuperado y actualmente solo hay activos 6.573.

El pasado miércoles, el mandatario Nicolás Maduro informó sobre la llegada de la variante brasilera de la COVID-19 y aseguró que, de momento, en el país solo se habían registrado diez casos, dos en Distrito Capital, dos en Miranda y seis en el estado fronterizo con Brasil, Bolívar.

El viernes dijo que dos de las personas contagiadas con la variante habían fallecido y anunció la restricción de encuentros y concentraciones públicas como una medida para combatir la aparición de la nueva cepa.

En el balance ofrecido hoy por la vicepresidenta no se detalla si entre los casos confirmados en las últimas 24 horas hay alguno de la nueva variante.

Rodríguez sí indicó que sostuvo una reunión de forma virtual con las autoridades locales de los estados que registran la presencia de la nueva cepa y pidió a los habitantes de estas regiones guardar “medidas extremas”.

En esta misma jornada, el gobernador del estado de Miranda, Héctor Rodríguez, anunció que, ante la llegada de la variante de la COVID-19, fortalecerá con más camas las áreas de terapia intensiva de los hospitales destinados a atender a los contagiados, y suspendió “hasta nuevo aviso” las concentraciones de más de cinco personas.

“Cualquier reunión de 5 personas o menos debe ser al aire libre”, agregó en un mensaje en Twitter, donde también indicó que se realizarán “despistajes masivos y aleatorios” en comunidades, mientras ordenó la activación, nuevamente, de espacios de aislamiento y hoteles sanitarios para pacientes contagiados con la COVID-19.

“Es importante que las familias mantengan y redoblen las medidas de bioseguridad para cuidarnos entre todos. Le pedimos a quienes sospechen o presenten algún síntoma del virus que acudan de inmediato a los centros de salud, atenderse a tiempo marcar la diferencia”, puntualizó.