Entre flexibilización, aumento de casos, deterioro de los servicios públicos y escasez de gasolina, los venezolanos han tenido que guapear para llevar este confinamiento

Han pasado tres meses desde que Delcy Rodríguez, vicepresidenta del gobierno de Maduro informara en consejo de ministros los dos primeros casos de coronavirus en Venezuela. 

El 13 de marzo fue la fecha en la que se detectó el primer fallecido por la enfermedad y según datos del gobierno de Maduro se presentaría otro caso que ya tenía síntomas desde el 29 de febrero.

La primera medida tomada por la administración de Maduro fue la cuarentena por 30 días inicialmente y que luego fuera extendida a 60.

Ante estos casos, el presidente de la Asamblea Nacional se pronunció para la fecha y aseguró que deberían reinventarse en cuanto al tema de las protestas opositoras, destacando que las sanciones al gabinete de Maduro no tenían relación con el tema de la salud. 

El 14 de marzo, Jorge Rodríguez, un acostumbrado vocero en las cifras de la COVID-19 en Venezuela, anunció 8 nuevos casos en 4 entidades federales, en la misma alocución se informaba la suspensión de los vuelos provenientes de Panamá y de República Dominicana durante 30 días.​ De igual manera, el terminal terrestre de pasajeros de Maracaibo cancelaba la salida de sus usuarios.

Posteriormente, el 16 de marzo el embajador de Argentina en Venezuela, confirmó que dio positivo al nuevo coronavirus, sumando los casos a 18.​ En cadena nacional, en esa ocasión el presidente chavista anunció 33 casos en el país, distribuidos en siete entidades federales.​

Fue así como el 17 de marzo, Maduro ordenó la cuarentena total en Venezuela,​ día en el que Delcy Rodríguez anunció otros tres casos con lo que las cifras llegaban a 36.

Para el 21 de marzo, Jorge Rodríguez confirmó 70 casos, dos de los cuáles se encontraban en estado delicado, asegurando la recuperación de 15 de ellos por no presentar síntomas en los últimos cinco días.

Foto: EFE

Delcy Rodríguez, confirmaría el 26 de marzo el primer fallecido por COVID-19 en el estado Aragua, un hombre de 47 años que ingresó con síntomas de neumonía a un centro privado de salud. El caso fue tratado como otra enfermedad, pero al final terminó falleciendo por el nuevo coronavirus.

El gobernador del estado Zulia, Omar Prieto, junto a Omaira Prieto, autoridad única de salud del estado, informaron el tres de abril sobre el primer fallecido en la entidad, un hombre de 71 años, quien además fue el cuarto caso y que estaba recluido en el Hospital Universitario de Maracaibo.

De esa forma, aumentaban a seis las muertes en Venezuela hasta ese momento, y luego Maduro confirmaría otro fallecido en la ciudad de Caracas, para un total de 7 decesos y 2 casos más de COVID-19 en el estado Trujillo, para marcar una cifra de 153.​

Para el nueve de abril el mandatario chavista reportaría un número de 171 contagiados, junto a 13 pacientes recuperados, llegando a 84 y por primera ocasión el número de casos recuperados superó el número de casos activos.​

Para el 17 de abril se presentaría el famoso caso de la academia de beisbol en Margarita perteneciente a las Grandes Ligas, que previa inspección del jefe de epidemiología del estado, y en una presunta violación el decreto de cuarentena establecido por el gobierno de Maduro se le había permitido continuar en funcionamiento con una cantidad de 63 personas en actividad, incluyendo adolescentes entre 12 y 19 años, personal de entrenamiento, etc.

En dicho foco se encontraron un total de 20 personas contagiadas, entre adolescentes y adultos de diferentes edades, y el origen del contagio se debe a un vuelo de Avior que arribaría el 13 de marzo a Nueva Esparta, procedente de Maiquetía, donde coincidieron un caza talentos de las Grandes Ligas de Béisbol, el alcalde del municipio Maneiro junto con personal que también resultaría contagiado por la COVID-19.

Jorge Rodríguez daría a conocer el 19 de abril, que el foco de la academia sumaba otros 21 nuevos casos en el mismo estado. Cabe destacar, que para aquel entonces se habían recibido un aproximado de 9 mil venezolanos de Colombia, de los cuales 7 mil ya habían sido enviados de regreso a sus estados de origen, luego de hacerles el respectivo despistaje con pruebas PCR.

El 20 de abril Delcy Rodríguez, confirmaba 21 nuevos contagios producto del mismo foco en Nueva Esparta y además pudo reportar un total de 10 muertes para esa fecha.

El 5 de mayo Delcy Rodríguez informa que la cifra de infectados asciende a 361, con cuatro nuevos casos e incluyendo uno nuevamente en Margarita, en esta oportunidad es primera vez que el parte médico se divulga a través de las redes sociales y no en transmisión en vivo.​

Y así llegamos al 10 de mayo, donde 12 nuevos casos pasan a la lista de contagiados por coronavirus en Venezuela, entre ellos, los primeros en el estado Carabobo y el estado Amazonas, los cuales elevan la cifra a 414.​

Nicolás Maduro anunciaría el día 12 de mayo, que la cuarentena se extendería 30 días más y a su vez, el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC) informaba 30 días más de restricción de vuelos nacionales.​

Posteriormente, el 13 de mayo se anunciaba un caso en Delta Amacuro, razón por la cual todos los estados de Venezuela presentaban a esas alturas, al menos un caso, la cifra subiría a 455 los infectados en el país.​

El 16 de mayo con 45 nuevos casos representaba una lamentable marca con mayor número de contagiados en un día, informaba la vicepresidenta del gobierno de Maduro, quien a su vez aseguraba que la mayoría eran casos que vienen del extranjero. El 18 de mayo, la cifra vuelve marcar un triste récord con 77 nuevos casos para un total de 618.​

Las cifras de contagios seguían en aumento dentro de Venezuela, Jorge Rodríguez informó 131 casos nuevos, para sumar 749. En esta oportunidad no se registraron recuperados y se mantuvo el número en 253 y 10 decesos.

El 20 de mayo, el gobernador del estado Zulia anunciaba un importante brote de COVID-19, señaló al Mercado Las Pulgas como presunto foco de contagio. En este sentido, se tomaron medidas para contener los brotes y en esa ocasión se registraron enfrentamientos entre los cuerpos de seguridad y los trabajadores del referido mercado.

Venezuela superaría la cifra de los mil contagiados el día 23 de mayo, con 66 casos nuevos que sumaban 1010 y que posteriormente, luego de un día llegarían a 1121.​

El 26 de mayo una persona de 65 años, oriunda de la parroquia La Vega, se convirtió en el nuevo fallecido por el virus proveniente de Wuhan, al paciente le habrían diagnosticado la enfermedad el pasado 23 de mayo y con este deceso la cifra se elevó a 1.211 casos confirmados.​

El 27 de mayo, el estado Apure se convierte en la entidad con más casos​ en Venezuela y un día después la cifra se eleva automáticamente a lo largo y ancho del país.​

Jorge Rodríguez, anuncia el fallecimiento de otras tres personas por coronavirus en el estado Miranda y mencionó 43 nuevos casos para un total de 1.370, decretándose un nuevo toque de queda en tres municipios zulianos.​

Para el 30 de mayo los casos subieron a 1.459 y paradojicamente se anunció la nueva flexibilización de la cuarentena en todo el territorio nacional.

El primero de junio, Nicolás Maduro informa al país que se ha registrado el número más alto de contagios en Venezuela hasta esa fecha, con 152 casos, para un total de 1.662 infectados. De igual manera, da a conocer sobre tres fallecimientos, en Lara, Miranda y Zulia.​

El 9 de junio, Jorge Rodríguez actualizó la cifra de contagios a 2.632, con 159 casos nuevos, también contabilizó otra muerte, un paciente que provenía de un vuelo de España.

Luego de ese informe, el ministro del gobierno de Maduro, aseguró que se habían realizado más de un millón de pruebas, lo que representan casi 39 mil pruebas en relación a cada millón de habitantes.

Foto: EFE

El 11 de junio, Nicolás Maduro extendió por un mes más el decreto de “Estado de Alarma” declarado el 13 de marzo para frenar la expansión de la COVID-19, medida que da base legal para prolongar la cuarentena.

“Se prorroga por 30 días el Estado de Excepción de Alarma” en el país “dadas las circunstancias de orden social que ponen gravemente en riesgo la salud pública y la seguridad de los ciudadanos”, según un decreto presidencial divulgado en la Gaceta Oficial, con fecha de este jueves 11 de junio.

De esta manera los casos siguen subiendo, y claramente la pandemia se encuentra en otra fase dentro del territorio nacional, las próximas semanas serán claves para evaluar el control y los resultados de la flexibilización mientras otros problemas aquejan a la ciudadanía en paralelo a la COVID-19.