La situación bélica entre Gaza y Jerusalén, que se profundizó esta semana, ya ha sido asociada con una posible cuarta guerra dentro del conflicto árabe-israelí

Ambos países de Oriente Medio han reportado fallecimientos y heridos. Hoy 13 de mayo, la cifra de muertos palestinos llegó a 87, entre ellos, 18 niños y ocho mujeres. Así lo reportó el Ministerio de Sanidad de este territorio árabe.

Por el lado del Estado judío, Israel, la cifra de bajas se ha mantenido en siete, incluyendo a un niño de cinco años fallecido ayer.

En cuanto a los heridos, en los alrededores de la Franja de Gaza se han reportado un total de 500, mientras que en el caso de Jerusalén son 200, indicó EFE.

Estas cifras se enmarcan en una serie de bombardeos con cohetes entre las milicias israelíes y palestinas, que comenzó el pasado lunes 10 de mayo.

Desde Gaza, el día de hoy se realizó el lanzamiento de varias ráfagas de cohetes hacia el centro y sur de Israel, teniendo como objetivo a las comunidades adyacentes y a las ciudades de Tel Aviv, Beer Sheva y Eilat, ubicadas al sur.

Por su parte, el ejército israelí bombardeó hoy diversos puntos de lanzamiento usados por el Hamás, la organización islamista que controla Palestina.

También se han atacado numerosos edificios de su propiedad, entre los que destacan cuatro apartamentos utilizados por altos cargos del grupo para la planificación de operaciones, un cuartel de inteligencia y la residencia de un miliciano al que describieron como encargado de la unidad de drones del grupo.

El conflicto, que EFE califica como el peor desde el año 2014, ya ha involucrado 1.600 cohetes árabes. Unos 400 han dado en el blanco y, en su mayoría, el resto han sido interceptados con éxito.

Causando un “nivel de destrucción similar al de anteriores guerras”, como comentan ciudadanos palestinos, Israel contabiliza al menos 600 bombardeos de reacción destinados a la Franja de Gaza.

Preparandose para una mayor intensidad en los ataques, la milicia del Estado judío convocó hoy a otros 9.000 reservistas y trasladó más tropas a la frontera. Esta acción ocurre en previsión de una posible operación terrestre.