“Si la operación de conmoción interior se confirma, es un claro ataque totalitario a todo orden constitucional a manos de quienes se jactan de hablar de dictaduras, dijo el presidente de FARC, Rodrigo Londoño al presidente Iván Duque

El exjefe guerrillero “Jesús Santrich”, quien permanece en una cárcel de Bogotá a pesar de que la Justicia Especial para la Paz (JEP) denegó su extradición y pidió liberarlo hace dos días, está herido y corre peligro de muerte, denunció este viernes el partido político FARC.

“El compañero Jesús Santrich, que fue declarado libre por la JEP y que hoy no ha sido liberado, está herido y sangrando, con peligro de muerte en el patio de alta seguridad” de la cárcel de La Picota, de Bogotá, indicó el activista Francisco Tolosa, miembro del Comité Solidaridad Jesús Santrich Libre.

Tolosa exigió que el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), encargado de la administración de La Picota, “responda por qué no entra la ambulancia” para prestarle atención médica a Seuxis Paucias Hernández, alias “Jesús Santrich”.

También señaló que el Inpec debe decir “por qué no cumple con la orden judicial” de dejar el libertad a Santrich, pese a que la JEP ordenó a la Fiscalía “disponer la libertad inmediata” del detenido.

El director del Inpec, general William Ernesto Ruiz Garzón, precisó que el exjefe de las FARC “ya fue atendido y se encuentra bien de salud, estable”.

Por su parte, Rodrigo Londoño, presidente de FARC, dirigió un mensaje en Twitter al presidente Duque.

 “Si la operación de conmoción interior se confirma, es un claro ataque totalitario a todo orden constitucional a manos de quienes se jactan de hablar de dictaduras, pero con fanatismo buscan consolidar una y que hieden aliento a guerra”, añadió Londoño.

Según la Constitución, la conmoción interior es un estado de emergencia que puede ser declarado por el presidente de Colombia cuando existan graves perturbaciones del orden público que atenten de manera inminente contra la estabilidad institucional.