El documento presentado por el grupo propone tres líneas de acción: “Restaurar el apoyo al pueblo cubano como una prioridad política y reconstruir la confianza”, abordar las “cosas difíciles” y lograr que la “normalización se mantenga mediante la diplomacia directa de alto nivel”, así como “responder a la franqueza con franqueza”

La organización Cuba Study Group, compuesta por líderes empresariales y jóvenes profesionales cubano estadounidenses, pidió este martes a la Administración del presidente Joe Biden un “compromiso diplomático renovado con Cuba”.

El grupo, que se define como no partidista, argumenta que una “política de acercamiento” hacia Cuba resulta “vital para promover los intereses nacionales de Estados Unidos y un futuro más libre y próspero para el pueblo cubano”.

Cuba Study Group, cuya junta directiva es presidida por Carlos A. Saladrigas, hizo público un documento en el que, a la par de defender un acercamiento hacia la isla, lo que permitiría “reducir la resistencia a las reformas dentro del Gobierno de Cuba”, pide más libertad en ese país.

APOYO DE EEUU A LA SOCIEDAD CUBANA Y LAS LIBERTADES

“Estados Unidos debe continuar destacando la ausencia de democracia en Cuba y apoyando a los actores de todo el espectro de la sociedad cubana que trabajan para garantizar más libertades económicas y cívicas en la isla”, señala la organización.

El documento, entregado este martes a la Casa Blanca, pide al Gobierno de Estados Unidos y al de Cuba “esforzarse por hacer resistente la normalización de las relaciones para aislar el progreso al margen de ciclos políticos impredecibles”.

En ese sentido, apela a un nuevo enfoque que sitúe el apoyo a largo plazo para el pueblo cubano y su bienestar en el centro de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba.

UN NUEVO ENFOQUE

“A medida que la nueva Administración emprende una revisión de las políticas vigentes sobre Cuba, es importante comunicar que simplemente revertir las acciones de la era Trump que perjudicaron indebidamente al pueblo cubano durante los últimos cuatro años no será suficiente”, dijo Saladrigas, según recoge un comunicado de la organización.

El grupo, cuyos miembros comparten “una visión de una Cuba libre, soberana, inclusiva y próspera”, pidió que la sociedad civil cubana, en el país y en el extranjero, sea vista como “un socio en este esfuerzo”, lo cual implica “fortalecer los lazos entre las sociedades civiles y el sector privado de sus países durante los próximos cuatro años”.

El documento presentado por el grupo propone tres líneas de acción: “Restaurar el apoyo al pueblo cubano como una prioridad política y reconstruir la confianza”, abordar las “cosas difíciles” y lograr que la “normalización se mantenga mediante la diplomacia directa de alto nivel”, así como “responder a la franqueza con franqueza”.

Mientras que en el segundo punto se sugiere, la designación de un “representante especial para hacer frente a las disputas pendientes desde hace tiempo”, la tercera línea pide “una mayor apertura a las medidas adoptadas” por el Gobierno cubano.

“Ha iniciado importantes reformas como poner fin a su doble moneda y su reciente expansión del sector privado”, argumenta el grupo, que a su vez califica de “contraproducentes” las sanciones que Estados Unidos ha impuesto a Cuba.

CUBA DEBE RECONOCER LOS DERECHOS DE LOS CIUDADANOS

El grupo pide al Gobierno de la isla que, por su parte, reconozca “mayores derechos para sus ciudadanos para ayudar a cimentar el progreso”, así como “superar la resistencia interna a una relación más abierta con Estados Unidos”.

Lo anterior “reduciría sustancialmente la exposición de Cuba a la dinámica de la Ley Helms-Burton y otras leyes de embargo” y, de paso, dará “el impulso político necesario para que el Congreso de Estados Unidos revoque estos estatutos de una vez por todas”, defiende el grupo.

El director ejecutivo de Cuba Study Group, Ricardo Herrero, se refirió a la renovación de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba en 2014 y al proceso de “deshielo” que emprendió en el último tramo de su administración el expresidente Barack Obama (2009-2017).

“Si bien el Gobierno cubano tardó en responder a muchas de las oportunidades brindadas por las renovadas relaciones diplomáticas en 2014, el propio pueblo cubano logró un progreso significativo en la expansión del incipiente sector privado y la sociedad civil de la isla”, manifestó.

La junta directiva de Cuba Study Group está integrada, entre otros, por Jorge L. Benítez, Andrés Fanjul, John McIntire, Eduardo G. Mestre, y Enrique Sosa.