El abogado del expresidente señaló que esta medida “pone de manifiesto el Lawfare cometido contra él y su movimiento”

El Gobierno Federal de Bélgica concedió, el 19 de abril de este año, asilo político al expresidente de Ecuador, Rafael Correa, por la persecución política en su contra.

Christophe Marchand, abogado coordinador de la defensa internacional de Correa, señaló que esta medida supo “un reconocimiento de la condición de perseguido político del exmandatario, a la vez que pone de manifiesto el Lawfare cometido contra él y el resto de los representantes del correísmo”.

Recordó que la Comisión de control de ficheros Interpol ha negado a Ecuador todas las alertas rojas en contra de Correa y sus exfuncionarios “por la flagrante denegación de justicia en el país sudamericano”.

Este jueves 21 de abril, la Corte Nacional de Justicia (CNJ) de Ecuador firmó el pedido oficial de extradición del expresidente. Dijo que tienen los argumentos jurídicos para que avance el caso.

Correa tiene una sentencia ejecutoriada de ocho años de prisión por el delito de cohecho, dentro del caso Sobornos 2012-2016.