Un acto que se centró en la petición de apoyo a los hispanos prometiendo sanciones a los cuestionados regímenes de Venezuela, Cuba y Nicaragua

El vicepresidente de EEUU, Mike Pence, pidió este jueves en Miami, a miembros de la comunidad hispana otros cuatro años de gobierno de Donald Trump, para mantener su compromiso con la “libertad del hemisferio” y las sanciones a los gobiernos socialistas.

Sobre el caso de Venezuela, dijo que “la democracia debe ser restaurada”, la única solución para resolver la “catástrofe” en ese país pasa por la salida de su presidente, Nicolás Maduro.

En un mitin celebrado ante unas 200 personas, en el Memorial Cubano del Tamiami Park, en el suroeste del condado Miami-Dade, Pence recordó la promesa de Trump de no eliminar las sanciones impuestas a Cuba “hasta que la libertad sea restaurada” y los presos políticos sean liberados.

“Trump estará mano con mano con ustedes”, le dijo el vicepresidente a los “patriotas” exiliados cubanos, y de paso a los venezolanos y nicaragüenses, tras recibir el respaldo de un grupo de expresos de la isla, para luego criticar la apertura hacia Cuba emprendida por la administración de Barack Obama (2009-2017), en la que el candidato demócrata Joe Biden fue vicepresidente.

Durante el acto, previo a la participación de Trump en un “town hall” en Miami, Pence celebró la reciente puesta en libertad del expresidente colombiano Álvaro Uribe, “un héroe” y quien se hallaba en arresto domiciliario por una presunta manipulación de testigos.

Tras el cierre del mitin ante un público de cubanos, colombianos y venezolanos, entre otros, Pence se dirigió a un hotel en la ciudad de Doral, donde encabezará la mesa redonda “Fe en Estados Unidos” con líderes judíos