Una unidad del Ejército fue atacada por el ELN con explosivos, ráfagas de fusil y ametralladora, en la zona rural de Juju, del municipio de Arauquita, y que “cinco militares fueron asesinados y seis resultaron heridos”, informó la Octava Brigada colombiana

Al menos cinco militares colombianos murieron y seis más quedaron heridos en un ataque con explosivos perpetrado la madrugada del sábado 11 de septiembre, por guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN), en el departamento de Arauca, fronterizo con Venezuela, informaron fuentes castrenses.

La Octava Brigada dijo en un comunicado que una unidad del Ejército fue atacada por el ELN con explosivos, ráfagas de fusil y ametralladora, en la zona rural de Juju, del municipio de Arauquita, y que “cinco militares fueron asesinados y seis resultaron heridos”.

Los militares heridos, adscritos al Batallón de Operaciones Terrestres No. 27 de la Fuerza de Tarea Quirón, fueron trasladados a un hospital de la región en donde reciben atención médica especializada, añadió la información.

El presidente colombiano, Iván Duque, condenó el asesinato de los militares y aseguró que el ataque fue planeado en Venezuela por el ELN y las disidencias de las FARC.

“Nos duele el asesinato y lesión de varios de nuestros héroes. Esto, claramente, se trata de un acto entre ELN y las disidencias de las FARC planificado desde Venezuela”, escribió el Twitter el jefe de Estado.

El Gobierno colombiano asegura que jefes de las FARC y del ELN están protegidos en Venezuela y que desde allí ordenan atentados contra la población civil, las fuerzas de seguridad del Estado, la infraestructura eléctrica y petrolera del país, entre otras acciones.

Duque también dijo que la emboscada de este sábado se debe a la presión militar que se está ejerciendo contra esos grupos al margen de la ley, al tiempo que ordenó al comandante del Ejército, general Eduardo Zapateiro, desplazarse al lugar para atender la situación.