Julian Assange sigue detenido en una prisión de máxima seguridad en Reino Unido, a la espera de que se resuelva una petición de extradición a Estados Unidos

La Fiscalía sueca decidió reabrir el caso por un supuesto delito de violación contra el fundador del portal WikiLeaks, Julian Assange, que había sido cerrado hace dos años ante la imposibilidad de hacer avanzar la investigación.

La fiscal superior adjunta Eva-Marie Persson, que activará la orden de arresto europea, aludió al cambio en las circunstancias personales de Assange después de que Ecuador le retirara el asilo y a la solidez de las sospechas contra el periodista australiano.

Assange está detenido en una prisión de máxima seguridad en Reino Unido, a la espera de que se resuelva una petición de extradición a Estados Unidos, donde la justicia lo reclama por las filtraciones de documentos secretos hechas por su portal, que podrían costarle una pena de al menos cinco años de prisión.

Dado que abandonó la embajada, las circunstancias han cambiado y estimo que se dan las condiciones para seguir con el caso“, dijo en rueda de prensa Persson.

Persson recordó que la investigación no fue suspendida por falta de pruebas, sino por la imposibilidad de que progresase, y resaltó que los tribunales suecos han concluido en varias ocasiones que las sospechas contra él tienen el mayor grado de verosimilitud.

La fiscal informó de que va a presentar una solicitud de arresto en ausencia contra el periodista en el juzgado de Uppsala (norte de Estocolmo) y que enviará una orden de arresto europea.

No es posible predecir el resultado del proceso, pero considero que una investigación preliminar puede realizarse de forma paralela al caso en el Reino Unido“, señaló Persson, que cree necesario un nuevo interrogatorio, aunque se abrió a hacerlo por videoconferencia.

Persson recordó que compete a las autoridades británicas determinar qué petición tiene prioridad, la orden de arresto europea o la solicitud de extradición a Estados Unidos.

El proceso se reactivó al pedir la abogada de la denunciante la reapertura del caso cuando Assange fue detenido por la fuerza por agentes británicos el mes pasado en la embajada ecuatoriana.

Quito le retiró el asilo aduciendo que Assange había vulnerado reiteradamente “convenciones internacionales y el protocolo de convivencia” en la misión diplomática.