Los ataques de artefactos explosivos con gran área de impacto son los que se han cobrado más víctimas

Desde el comienzo de la agresión rusa contra Ucrania han muerto al menos 3.309 civiles y otros 3.493 han sido heridos, según el informe de víctimas no militares del conflicto que elabora la Oficina de Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

De los más de 3 mil asesinados 234 son niños. Se reportan no menos de 330 pequeños heridos.

La mayor parte de las víctimas fallecieron por ataques de artefactos explosivos con gran área de impacto, incluyendo bombardeos con artillería pesada y sistemas de cohetes de lanzamiento múltiple, detalló

Las cifras pueden ser mayores, porque no hay datos completos de lugares con intensos enfrentamientos, como Mariúpol, Izium y Popasna.

Más de la mitad de las víctimas confirmadas por Naciones Unidas murieron en la región del Donbás (1.754); los 1.555 restantes perecieron en zonas bajo control del Gobierno ucraniano, incluyendo regiones alrededor de las ciudades de Kiev, Járkov, Mikolaiv y Odesa, entre otras, informó EFE.

Atacar a civiles o infraestructuras no militares (hospitales, escuelas, etc) es considerado crimen de guerra por el derecho internacional, recordó la ONU.