“¿Cómo permitir que los bancos rusos generen beneficios mientras ellos están torturando gente? ¿Cómo permitir que las compañías europeas tengan beneficios mientras destruyen mi país?”

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, pidió este martes en el Congreso de los Diputados sanciones más contundentes a Rusia y que empresas españolas, como Maxam y Porcelanosa, dejen de hacer negocios en ese país.

“¿Cómo permitir que los bancos rusos generen beneficios mientras ellos están torturando gente? ¿Cómo permitir que las compañías europeas tengan beneficios mientras destruyen mi país?”, se ha preguntado Zelenski en su intervención telemática.

El presidente ucraniano ha agradecido a las empresas españolas que han dejado de trabajar en Rusia su gesto de solidaridad con Ucrania, pero también ha mencionado a otras a las que ha pedido que dejen de hacer negocios en Rusia.

Así, Zelenski ha mencionado por su nombre a Porcelanosa, la empresa de explosivos Maxam y Sercobe, la Asociación Nacional de Fabricantes de Bienes de Equipo, algunos de cuyos miembros trabajan aún con Rusia.

Zelenski ha lanzado esta petición en su intervención en un acto institucional en el Congreso de los Diputados, al que han asistido el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y todos los ministros, numerosos senadores y los embajadores de Ucrania y de los países de la UE y de la OTAN.

Vestido con camiseta y camisa militar de color marrón y arremangada, el presidente ucraniano ha agradecido “el apoyo y las armas” de España y ha pedido a los ciudadanos que se pongan en el lugar de los habitantes de Mariupol, viviendo durante semanas en un sótano sin agua, luz, ni medicamentos.

“Estamos en abril de 2022, pero parece que estamos en abril de 1937, en Gernika”, ha apuntado.

Zelenski ha planteado que para España y la UE son muy importantes la democracia y la paz en el continente europeo, pero “¿cómo puede ser cuando Rusia manda todos sus recursos para destruir la paz?” y en Ucrania está amenazado “todo lo que se considera vida común” y “están en juego la democracia, los derechos humanos y los valores que nos unen”.

Por eso, ha subrayado que “la democracia no debe tener miedo” y se deben defender “el derecho a la paz, a la vida, a la felicidad, el desarrollo libre, la seguridad de las familias, el futuro de los hijos y la vejez de los padres”.

“Europa debe dejar de tener miedo, debe ser fuerte” y poner la defensa de los valores de democracia por delante de “las amenazas que difunde Rusia”.

Para Zelenski, Rusia solo busca “destruir el alma rusa (de Ucrania) y la posibilidad de vivir sin dictadura y sin violencia de Estado, de ser una democracia abierta, de convivencia de comunidades; busca acabar con la diversidad, que no podamos encontrar un punto en común entre las comunidades”.

Por eso, es preciso imponer sanciones más contundentes y que “el mundo haga todo para la paz”.