A pesar del aumento de los casos y los fallecidos, Paraguay es el país con menos víctimas mortales de América Latina

El ministro de Salud de Paraguay, Julio Mazzoleni, pidió este martes a la población que siguiera respetando los protocolos de prevención contra la pandemia de COVID-19, después de que los contagios y los decesos se duplicaran en un mes. 

“Quiero motivar a la gente a seguir aferrada a todo lo que nos ha dado éxitos hasta ahora”, dijo el secretario de Estado en conferencia de prensa.

“Tenemos que seguir peleando este partido fuera de los hospitales”, agregó el funcionario, quien justificó la extensión hasta fines de mes de la fase 3 de flexibilización de la cuarentena que debía finalizar esta quincena.

Paraguay reabrió sus restaurantes y parques y la práctica de algunos deportes, pero con restricciones.

A pesar del aumento de los casos y los fallecidos, Paraguay es el país con menos víctimas mortales de América Latina: 20. 

Los centros de salud comenzaron a tener escasez de camas de terapia intensiva. “El 50% de las camas están ocupadas por patologías ajenas a la covid-19. Estamos preparando una mayor oferta de camas”, precisó el ministro.

La policía reforzó la vigilancia sobre las penitenciarías de Asunción y Ciudad del Este (en la triple frontera con Brasil y Argentina), donde los presos piden recuperar las visitas sociales.

“Es un escenario complicado”, señaló el ministro Mazzoleni, si bien dijo que el Gobierno analiza la situación en prevención de un motín.

Las autoridades sanitarias detectaron unos 600 contagiados en la penitenciaría de Ciudad del Este, 75 de los cuales fueron identificados como guardias.

Ciudad del Este, colindante con Foz de Iguazú (Brasil) y Puerto Iguazú (Argentina), distante a 350 km al este de la capital, registra el mayor número de casos junto con el área metropolitana de la capital.

La frontera, muy permeable, registra a diario el cruce clandestino a través del río Paraná, actualmente en tiempo de descenso crítico.

Al menos seis personas murieron ahogadas entre mayo y junio, al tratar de eludir el control fronterizo.

Con 1,6 millones de casos y 65.500 muertos, Brasil es el país más golpeado por la enfermedad en el mundo después de Estados Unidos.

Se trata del principal país de destino de las mercaderías paraguayas.