Laura Castellanos: Comunicar en tiempos de pospandemia exige “dejar de mirarse el ombligo”

José Gregorio Yépez

La forma de comunicar un mensaje viene cambiando y la crisis global generada por la COVID-19 aceleró la transformación. Llama la atención de la ausencia de conexión del liderazgo político con los intereses inmediatos de la gente

Para los jugadores del tablero político y corporativo la comunicación estratégica es vital y la conexión con las audiencias es vital. “hay de dejar de mirarse el ombligo”, sentencia Laura Castellanos, periodista, experta en vocería y comunicación estratégica.

“Hay una tendencia que dice que en los regímenes democráticos ya no se habla de democracia sino de ‘emocracia’ porque es el imperio de las emociones. Eso venía de alguna manera controlando lo que son las comunicaciones, pero viene la pandemia y te da como consecuencia una sociedad nerviosa, ansiosa llena de expectativas y frustrada porque esto va para largo. Las consideraciones más más conservadoras dicen que de dos a tres años. Entonces tú no puedes comunicar hoy día como tú comunicabas antes. Tienes a una sociedad y a un público totalmente distinto y quizás eso  no lo aprenden o no lo han aprendido muchos líderes, no solamente de Venezuela sino a nivel mundial y cometen el error de seguir comunicándose y dirigiéndose a sus masas como lo hacían antes”, sentencia Castellanos.

En su análisis indica que la gente ahora necesita “una comunicación o un líder más empático, más humano más técnico también”.

En el ranking de los líderes que mejor comunican Castellanos destaca a la canciller alemana Ángela Merkel porque asegura que ha sabido conjugar muy bien “cuando estaba bajísima en las encuestas un lenguaje maternal pero a la vez muy duro de estratega, técnico  porque recordemos la formación científica que ella tiene. Eso te dice que va a haber un nuevo tipo de liderazgo no lo tenemos todavía”.

-¿Cómo se ve Venezuela dentro de ese escenario? En el mundo corporativo y en el de la política al parecer no hay cambiado.

-Creo que tendríamos que hablar de narrativa. Si hablamos del tema la narrativa política tienen que reconectar con las verdaderas necesidades del imaginario venezolano. Eso no solamente pasa con los líderes venezolanos, está pasando también con los líderes a nivel mundial. En este momento tienes que dejar de verte el ombligo.

-Explícame eso de mirarse el ombligo. ¿Los políticos que los líderes corporativos están solamente pendientes de lo que ellos piensan y no hay esa conexión con la gente?

-Totalmente. Desde punto de vista político ves que las comunicaciones tienen errores garrafales: uno que lo hago para mi gente es decir tanto de la administración de Maduro como la administración interina hacen y dicen para su gente, para sus compañeros de partido, para los que están cerca de ellos, pero hay una desconexión total y absoluta con lo que quiere la gente y lo ves en el tema del timing. Lo tienen descontrolado. Creo que más la parte interina que la parte de la administración de Maduro, pero tienen un desfase muy, muy grande los dos sectores. Es necesario reconectar. Cuando hablo de no verse el ombligo es precisamente ver alrededor. Tú y yo que somos personas silvestres nos damos cuenta, ellos tienen que darse cuenta de que por allí no van los tiros. Ves cosas súper de pasada cuando dan reportes del COVID o hablan del bloqueo. En la administración interina te hablan de un pacto para salvar a la nación a Venezuela son cosas muy abstractas. Incluso a la gente no le puedes hablar ahorita, con la situación que tiene en esta época de pandemia, de la democracia, de la libertad de expresión, del nacionalismo. Tienes que ser más específico. Un político no puede perder y un líder no puede perder su motivo de ser: crear esperanza. Hay que reconectar esa narrativa una con la realidad actual del venezolano.

-¿Y qué es lo que le está interesando al venezolano de hoy? ¿En qué está conectada la gente?

-Voy a empezar por decir en qué no está conectado: En esa fuerte polarización. Yo sigo ejerciendo el periodismo a través del programa de radio y le pregunto a un señor sobre este tema y me dijo una cosa que me marcó: Mire hija. A mí no me importa que gobierne Mickey Mouse. Yo lo que quiero es que me resuelvan mi rollo de ponerme la vacuna, mi rollo de que el bendito dólar que ya lo tengo hasta el tuétano poder comprar mis cosas. Quiero resolver el día a día. Ellos que se caigan a golpes. Están desfasados a la gente lo que interesa es su problema personal. La pandemia te puso una disyuntiva: por un lado quiero encerrarme, yo quiero salvar a mi familia, pero por el otro lado me di cuenta que necesito que el que está al lado también este bien. Todo tienes que incorporarlo a tu vocabulario. Al venezolano que nos está escuchando, que nos está viendo quiere surgir como persona, entonces no le puedes hablar de temas tan abstractos del bloqueo de la izquierda versus la derecha tienes que ir directo incluso segmentar aún más para llegarles verdaderamente.

Laura Castellanos habla de inconsistencias en la estrategia política que se refleja en lo errático de las decisiones en el tema comunicacional, lo que al final es un reflejo inmediato de la falta de claridad de quien elabora el mensaje.

“Cuando pun político falla se dice ‘falló la comunicación’. Si no tienes una estrategia política acertada la comunicación va a ser un desastre. Creo que en la política se tiene que tener muy claro que la comunicación no puede arrastrar, la política la política debe arrastrar a la comunicación”, sentencia la experta comunicación estratégica.

-En este momento… ¿en qué anda Laura Castellanos? Háblanos de los cursos que estás impartiendo en comunicación en pandemia.

-Después de mucho años en el periodismo soy consultora política porque tengo un especialización en Comunicación Política. He recorrido toda Latinoamérica. He trabajado con grandes partidos en México con el PRI y con el PAN. En  Ecuador, en Republica Dominicana tuve el honor de trabajar y entrenar a gran parte de los que hoy día son ministros y traje este curso que hemos diseñado junto a la Cámara Venezolana de la Radiodifusión que se llama “Hablemos de tiempos de pospandemia”. Hoy olvídense de esos cursos de oratoria y dicción porque eso ya no sirve. Puedes tener la voz de Iván Loscher, muy buena proyección de voz, te paras derechito, eres precioso pero si no tienes contenido y continente estás mal. El curso va dirigido precisamente a eso poner a la gente en contexto. Cómo están funcionando los medios tradicionales hoy día y las redes sociales que han cambiado totalmente la forma en cómo nos comunicamos. Cómo está tu discurso, tus puntos débiles y fuertes, tu storytelling y tu storydoing, que es no es otra cosa que pasar del dicho al hecho.

Finalmente nos comenta Castellanos que es un curso de seis horas académicas a partir del 21 de junio. “Creo que es muy necesario tener nuevos líderes, nuevo tipo de vocería”.

Los cursos comienzan el el 21 de junio y los puntos de contacto son 0212- 263-62-28 y en la plataforma Instagram @udaciónradio.cvir.