“Maduro ha sido un presidente de oídos sordos ante los reclamos de los jubilados y pensionados”, afirma el coordinador del comité de derechos humanos para la defensa de pensionados, jubilados, adultos mayores y personas con discapacidad

Cuando la policía les lanzaba agua a los pensionados y jubilados, en los años 90 del siglo XX, el dirigente social Edgar Silva se llevaba el primer chorro. La lucha de Silva se ha mantenido durante todos estos años, y hoy da un paso más: el comité que dirige está documentando las muertes por inanición en adultos mayores venezolanos, con el propósito de llevar las denuncias ante la Corte Penal Internacional.

Este 16 de octubre se celebra el Día de la Alimentación. Silva, coordinador del
comité de derechos humanos para la defensa de pensionados, jubilados, adultos mayores y personas con discapacidad , asegura que hay “una política de exterminio” para privar a la población de alimentos y medicinas. 

-¿Por qué?

-El Estatuto de Roma parece que se adelantó a los hechos que han ocurrido en Venezuela, porque en su artículo 7, numeral 1, literal B establece que la privación de alimentos y medicinas a una población determinada, de manera sistemática, es un delito de lesa humanidad, calificado en el Estatuto de Roma como exterminio de manera intencional y de manera permanente. 

-¿Por qué cree que es intencional en el caso del gobierno de Maduro?

-Porque el señor Maduro sabe que a partir de 2013 se ha venido abriendo una brecha muy grande, enorme, entre lo que cuesta la canasta básica familiar y el salario mínimo. Él lo sabe y sigue manteniendo esa misma política de incrementar el salario mínimo las veces que él quiera, pero no al nivel del costo de los alimentos y de la medicinas. La brecha se ha venido agrandando enormemente, cada año que pasa es mayor, y por supuesto los pensionados hoy día están ganando 7 bolívares mientras la canasta básica alimentaria, de acuerdo con el Cendas, está en alrededor de 312 dólares. Siete bolívares representan 1,6 dólares. La brecha es enorme. 

-¿Por qué presume que hay una intención determinada de exterminio?

-Porque él lo sabe, no lo desconoce y mantiene esa política. Él conoce que han venido falleciendo adultos mayores por inanición. Los ejemplos los conocemos.

-¿Cuántos adultos mayores han muerto por hambre?

-No tenemos cifras, porque además muchos de ellos mueren o por un infarto o por un ACV, y en el acta de defunción no aparece la causa, sino la muerte por un infarto o un ACV. En realidad es porque estos adultos mayores dejaron de tomar por mucho tiempo la medicina para la tensión, para el corazón, para lo que sea. Conociendo esto, Maduro no busca la manera de resolverle la vida a nuestros adultos mayores. Adultos mayores que pagaron la seguridad social para tener bienestar cuando llegara el momento del retiro y resulta que ahora, después de 30 años que iniciamos esta lucha por mejorar las condiciones a los jubilados y pensionados aunque podían comprar alimentos y medicinas, no solo estamos luchando por una pensión digna. Estamos luchando hoy por sobrevivir a todo este drama que estamos viviendo, y que se ha caracterizado, de acuerdo con la encuesta Encovi, en un avance hacia la pobreza extrema. 

-¿Ese avance a la pobreza extrema es mayor en nuestra población de pensionados?

-Por supuesto.

-¿Por qué?

-Porque el pensionado no puede subsistir con otras entradas, porque nadie le da otra opción de trabajo, no tiene la fuerza física para dedicarse a hacer otra cosa como lo puede hacer un trabajador activo, que tiene salarios miserables también pero tiene un bono alimentario un poquito mayor y puede “buscarse la vida”. El pensionado no tiene esa opción. Además de eso, buena parte de nuestros pensionados y jubilados están viviendo solos, porque sus hijos y sus nietos se fueron del país buscando mejores condiciones de vida en otros países. Están cuidando la casa, cuidando los nietos. Se han quedado solos, están viviendo en soledad muchos de ellos.

-¿Habría que denunciar al gobierno por esto?

-Por supuesto. Estamos haciendo un trabajo de documentación, estamos montando un equipo multidisciplinario, ayudado por organizaciones de derechos humanos de Lara. Estamos elaborando una encuesta para ser aplicada a los hogares de los adultos mayores a escala regional y nacional para elevar estas denuncias de privación de alimentos y medicinas ante la Corte Penal Internacional. Porque a Maduro se le ha acusado como violador de derechos humanos y por delitos de lesa humanidad por agresiones al ciudadano con armas de fuego y torturas, pero en el caso de privación de alimentos y medicinas no se le ha acusado. Y es la política más criminal, y es una política masiva que está afectando a todo el pueblo. Es una situación grave, porque esto es masivo. No solo uno, dos, tres o 300.

-¿Por qué no se ha abordado antes el llevar esto a la CPI?

-No sé, pero ha sido mi preocupación. A lo mejor ha sido por las grandes dificultades y exigencias para elaborar una documentación y presentarla ante la CPI. Son muy exigentes. Demostrar la intencionalidad de un gobierno determinado, que sea responsable de muertes masivas por privación de alimentos y medicinas y que haya esa intencionalidad del gobernante.

-¿Usted de verdad cree que es algo diseñado?

-Creo que documentando la cantidad de fallecidos…. Y tendríamos que documentar no solo a los adultos mayores, sino a los niños que han muerto por desnutrición, por falta de alimentos. Las personas que han fallecido por el estado de pobreza extrema al que nos ha llevado una política económica fatídica contra una población determinada, que en este caso sería, más allá de los adultos mayores, una población determinada. Nosotros l vamos a hacer en el caso de los adultos mayores porque es la población con la que nosotros tenemos una responsabilidad de trabajo.

-¿Se han puesto un plazo para eso?

-Empezamos este trabajo en agosto y esperamos, para el primer semestre del año que viene, tener una documentación para ser presentada ante la CPI.

-Maduro puede decir que son víctimas de las sanciones, y que lo que vivimos es consecuencia de las sanciones.

-Ese es su discurso permanente.

-¿Y eso no es verdad? ¿No hay sanciones?

-Tenemos algunas informaciones: este año las importaciones de productos de Estados Unidos por parte de sectores de Venezuela han crecido con respecto al año pasado. Lo de las sanciones es una mentira. Maduro hace negociaciones con México, con Argentina. Maduro hace negociaciones con cualquier país de este lado del continente y del otro lado también.

-No cree que hay hambre porque hay sanciones.

Exactamente. Maduro acaba de comprar, según la revista Semana, un arsenal a Irán. Hasta misiles le compró a Irán, según la información de Semana. De acuerdo con lo que dicen allí tuvieron acceso a una documentación que plantea esa referencia. Maduro ha tenido disponibilidad presupuestaria para hacer lio que sea, y ha comercializado con cualquier país que se le ocurre. Si quiere traer alimentos del otro lado del continente, que los traiga, pero eso no se ha visto. Ha hecho negocios con China, ha hecho negocios con Rusia, ha hecho negocios con Irán. Traen de esos países lo que a ellos les interesa traer. ¿Por qué no traen suficientes alimentos para la población y los venden a un costo accesible al pueblo venezolano? ¿O equipara los salarios a los costos de alimentos y medicinas?

-¿Qué soluciones ve en este momento?

-En lo inmediato no nos queda otra alternativa que visibilizar esta lucha y esta situación de exterminio que está viviendo la población venezolana, y en particular los adultos mayores. Maduro ha sido un presidente de oídos sordos ante los reclamos de los jubilados y pensionados. Los reclamos se han mantenido permanentemente durante el gobierno de Maduro; se han acrecentado, porque la política económica se ha agudizado desde 2013 en adelante y nos llevó a un proceso de hiperinflación que ha agotado las posibilidades de que con el salario puedas vivir con tranquilidad. Maduro acabó con los salarios, Maduro acabó con las prestaciones sociales, Maduro acabó con los HCM que teníamos trabajadores de todos los sectores y que podían cubrir cualquier necesidad. Hoy no es posible nada de eso. La situación con Maduro se ha agudizado. Yo hago una diferencia con el gobierno de Chávez.

-¿Por qué?

-Cuando Chávez llegó a la Presidencia, en el año 1999, hicimos una manifestación a Miraflores y Chávez nos abrió las puertas. Nos sentamos a conversar con Chávez y Chávez creó una comisión presidencial donde estábamos nosotros, como comité de derechos humanos de jubilados y pensionados, junto con el ministro de finanzas, con el ministro del trabajo y el presidente del Seguro Social. De allí resolvimos una cantidad de situaciones de nuestros pensionados. Con Maduro no ha sido posible. Nosotros hemos intentado llegar a Miraflores y, saliendo del Seguro Social, en la esquina de Altagracia, los primeros que llegan son los policías, la Guardia Nacional, el Sebin y nos acorralan y no nos permiten que demos un paso hacia Miraflores. No nos ha escuchado. Le hemos solicitado reuniones pero no nos escucha. No nos quiere escuchar. Frente a ello, ¿qué nos queda? Seguir visibilizando la lucha. 

Varias organizaciones de jubilados y pensionados están organizando una manifestación, este martes 19 de octubre, hasta la sede de la Defensoría del Pueblo en la plaza Morelos de Caracas. Se concentrarán a partir de las 9:00 en Parque Carabobo, detalló Silva. Quieren denunciar en la Defensoría “la violación de varios artículos de la Constitución”, como el 80, el 86, el 91. También, el desconocimiento del pago de pensiones a los pensionados radicados en el exterior. “Este mes de octubre van a cumplir seis años de que el gobierno les suspendió las pensiones, y muchos de ellos se han visto en la necesidad de depender de familiares, de la caridad pública, de la ayuda de iglesias”. Esta es “una situación bastante lamentable porque en 2017 a Maduro lo entrevistaron en España y dijo que ese año, en el mes de diciembre, iba a cancelarles las pensiones a estos venezolanos. Estamos hablando aproximadamente de 15 mil venezolanos”.