El precio de este rubro representa 203% del salario mínimo vigente

La Comisión para los Derechos Humanos del Estado Zulia (Codhez), divulgó en su informe de precios de alimentos correspondiente a los últimos días de septiembre que, un cartón de huevos supera los dos salarios mínimos.

El precio del cartón de 30 huevos asciende a Bs 81.244,44 bolívares, y registró una variación del 8% con respecto a la quincena anterior. La investigación destaca que el precio de este rubro representa 203% del salario mínimo vigente.

Otros productos, como la carne de res y el queso blanco semiduro tuvieron un comportamiento similar. El precio del corte de primera de carne de res subió 6% y se ubica en Bs 71.141,25, mientras que el queso blanco semiduro promedia Bs 68.655,81, y representa el 172% del salario mínimo vigente.

En este monitoreo la Codhez, también observó que ciertos alimentos mantuvieron su tendencia al alza, con leves incrementos, mientras que otros bajaron su costo. Destacan con los mayores aumentos, el kilo de yuca que subió 16%, las caraotas con un alza de 12%, y los muslos de pollo que aumentaron 9%. En contraste, bajaron de precio el kilo de alitas de pollo (-23%), la pechuga (-15%), y el pollo entero (-10%).

Por otra parte, el kilo de cortes de charcutería equivale, en promedio, de entre dos y cuatro salarios mínimos. El kilo de jamón de pierna tiene un precio promedio de Bs 178.264,83; el de jamón de espalda Bs 165.427,23; el de mortadela de carne Bs 89.619,50; y el de mortadela de pollo Bs 91.575.

A través de este monitoreo de precios, la Codhez evidenció que todos los precios de alimentos en Maracaibo como la carne, los huevos, el pollo, el queso, se encaminan a costar dos salarios mínimos o más. Con Bs 40.000 en efectivo, apenas se podrían comprar 11 kilos de yuca en el Mercado Popular Las Pulgas.

Con relación al informe de la segunda quincena de abril, fecha en la que se ajustó por última vez el salario mínimo, los precios han aumentado más de 300%, por lo que piden al Gobierno garantizar el derecho a un salario que permita vivir con dignidad y cubrir las necesidades básicas.