Según los modelos planteados por el Fondo Monetario Internacional, Canadá y México podrían beneficiarse secundariamente, ya que exportarían más hacia Estados Unidos ocupando el espacio dejado por China

Uno de los cálculos hechos por los expertos del Fondo Monetario Internacional (FMI) planteó que de no resolverse los conflictos económicos entre Estados Unidos y China, Canadá y México serían los más beneficiados, pues  este “cambio económico significativo” inclinaría las balanzas comerciales de cada país.

Otra proyección estadística planteó que China podría dejar de ser el primer exportador de electrónica y de maquinaria hacia Estados Unidos, cediendo espacio a Canadá, México y a otros países asiáticos.

“Estas redistribuciones sectoriales van a conllevar importantes pérdidas de empleos en sectores específicos”, señaló el Fondo.

China y Estados Unidos, las dos principales economías del mundo, serían las mayores perdedoras si entran en una guerra comercial que resulte en un alza del 25% de los aranceles, dijo el FMI en un informe publicado en vísperas de su reunión que se celebra la próxima semana en Washington.