El petróleo Brent subió 1,55% y cerró en 71,28 dólares mientras que el petróleo de Texas aumentó 1,1% y terminó la jornada en 61,78 dólares

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) subió este martes 1,1% y cerró en 61,78 dólares el barril, un brusco ascenso que sigue al rebote de Wall Street y que además tiene que ver con el temor a una restricción de suministros tras el ataque con drones a estaciones de bombeo en Arabia Saudita.

Al final de las operaciones a viva voz en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros del WTI para entrega en el mes de junio avanzaron 74 centavos de dólar respecto a la sesión previa.

Los futuros del petróleo recuperaron lo perdido este lunes por las preocupaciones sobre las negociaciones comerciales entre China y Estados Unidos, que asustaron a los inversores.

El temor se ha trasladado este martes al estrecho de Ormuz, y es que las autoridades saudíes denunciaron un ataque con drones a dos estaciones de bombeo de petróleo de la compañía estatal Aramco, que provocaron un incendio tras causar un “daño limitado” en una de las instalaciones en la región de Riad.

El ministro de Energía, Industria y Recursos Minerales, Jalid Al Falih, dijo que el ataque con drones se produjo entre las 6.00 y 6.30 hora local (entre 3.00 y 3.30 GMT) en dos estaciones en Dawadmi y Afif, en la región de Riad, según indicó la agencia oficial SPA.

Al Falih indicó que Aramco interrumpió el suministro de crudo por el oleoducto que lleva el petróleo desde la zona oriental al puerto occidental de Yanbu.

Foto: Pixabay.

En Londres, por su parte, el precio del barril de petróleo Brent para entrega en julio terminó este martes en el mercado de futuros de Londres en 71,28 dólares, un 1,55% más que al finalizar la sesión anterior.

El crudo del mar del Norte, de referencia en Europa, concluyó la jornada en el International Exchange Futures con un incremento de 1,09 dólares respecto a la última negociación, cuando cerró en 70,19 dólares.

Contribuyó también al alza del precio las estimaciones de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) que apuntan a que la demanda de crudo entre sus países miembros retrocederá un 3,2 % este año.