El crudo Brent subió 0,73%, y cerró la jornada en 74,54 dólares, mientras que el barril de Texas ganó un 1,1 % y terminó en 66,30 dólares

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) subió este martes 1,1% y cerró en 66,30 dólares el barril, cerca de un máximo no visto en seis meses e impulsado aún por la decisión del Gobierno de EEUU de finalizar las exenciones a las sanciones a varios países importadores de petróleo iraní.

Al final de las operaciones a viva voz en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros del WTI para entrega en junio, el nuevo mes de referencia, sumaron 0,75 dólares con respecto a la sesión previa.

En Londres, por su parte, el precio del barril de petróleo Brent para entrega en junio terminó este martes en el mercado de futuros de Londres en 74,54 dólares, un 0,73% más que al finalizar la sesión anterior.

El crudo del mar del Norte, de referencia en Europa, concluyó la jornada en el International Exchange Futures con un incremento de 0,54 dólares respecto a la última negociación, cuando cerró en 74,00 dólares.

Foto: EFE

Este lunes, la Administración de Donald Trump anunció que ya no eximirá del pago de sanciones a los países que actualmente importen petróleo de Irán, con la que pretende cortar las exportaciones de crudo del país.

Esta medida amenaza con recortar 1 millón de barriles diarios en el mercado del crudo mundial.

“No habrá más exenciones más allá del 2 de mayo. Punto”, subrayó este lunes el secretario estadounidense de Estado, Mike Pompeo, en rueda de prensa desde el Departamento de Estado.

Estados Unidos amenaza así con sanciones a países como China, India o Turquía si continúan comprando petróleo iraní, al suspender la prórroga otorgada hace seis meses en un recrudecimiento de la presión sobre Teherán, con el consiguiente nerviosismo en los mercados globales.

Además de China, India y Turquía, la lista de los países que aún operan con el crudo iraní la completan Corea del Sur, Japón, Taiwán, Grecia e Italia.

Washington volvió a imponer sanciones en noviembre a las exportaciones de petróleo iraní después de que el presidente Donald Trump se retirara unilateralmente de un acuerdo nuclear alcanzado en 2015 entre Irán y las potencias mundiales.

Sin embargo, había otorgado a ocho de los mayores compradores de petróleo de Irán exenciones que les permitieron realizar compras limitadas por un período adicional de seis meses.

Las exenciones han permitido a Irán continuar exportando alrededor de 1 millón de barriles diarios, menos que los 2,5 millones de barriles diarios que vendía el año pasado.

Según aseguran los analistas de Credit Suisse en una nota, es improbable que las exportaciones iraníes lleguen a cero, aunque podría reducirse en 600.000 barriles diarios.

Ahora mismo, aducen que el mercado petrolífero mundial está mal abastecido y que son necesarios 300.000 barriles diarios más para cumplir con la demanda.

Ese movimiento, junto con las medidas de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) para limitar su producción, continúan impulsando los precios del crudo.