Aunque la visión es optimista, no descartan un “endurecimiento financiero global” y tensiones comerciales entre Estados Unidos y China

El informe “Perspectiva Económica Latinoamericana 2019: desarrollo en transición” elaborado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el Banco de Desarrollo de América Latina y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), Banco de Desarrollo de las Américas (CAF) y con la cooperación con la Comisión Europea, concluyó que las perspectivas económicas para este año son mejores con respecto a 2018 pues se refleja una previsión de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de hasta el 1,7%.

Según el documento, en 2018 el PIB de América Latina creció 1,2%, algo menos de lo que lo hizo en 2017, cuando se situó en 1,3%.  

La Ocde, junto con los otros organismos que han colaborado en la elaboración del informe, apuesta por diversificar los sectores productivos en América Latina, por innovar y elaborar productos de una mayor sofisticación.

Pero, además, el crecimiento y el desarrollo de una región, puntualiza el informe, no puede basarse solo en los ingresos de renta per cápita o en términos del Producto Interno Bruto, que en ocasiones acentúan una disparidad ya manifiesta en los países latinoamericanos.

El informe advierte que el contexto internacional para América Latina es “volátil” ante un posible “endurecimiento financiero global”, así como un aumento de las tensiones comerciales entre EEUU y China.