Los tapabocas hechos por Dora Cuberos visten bien y protegen de verdad contra el coronavirus

Texto: Vanessa Davies / Video y edición: Miguel "Cuchi Cuchi" Romero

Esta emprendedora puso sus años de dedicación a la costura al servicio de una necesidad sobrevenida: la protección contra una enfermedad nueva. Sus tapabocas no son una telita con una liga; por el contrario, se adaptan a lo que recomienda la OMS

Dora Cuberos ha levantado su familia, literalmente, con sus manos. Lo dice con orgullo y modestia a la vez. Es la costura la que la ayudó a sostener a sus seres queridos, y la que hoy también la protege y le abre un camino.

La cuarentena bajó súbitamente la santamaría de su tienda de ropa para niños. “Por las circunstancias fue cerrada y hasta el día de hoy no se ha podido abrir”, refiere, “y esto me lleva a hacer un trabajo, para mantener el grupo familiar”.

Cuberos decidió poner sus manos, las mismas que la han acompañado un largo trecho, al servicio de las nuevas necesidades. Y hace mes y medio comenzó a elaborar tapabocas. Los confecciona diferenciados para hombres, mujeres y niños.

Pero no quiso hacer tapabocas como los de todo el mundo, los que se empezaron a fabricar masivamente aunque no cumplan las condiciones mínimas. Cuberos se dedicó a buscar información científica sobre cómo deben ser los tapabocas para proteger realmente contra el coronavirus SARS-CoV-2.

Su casa se convirtió en un lugar donde se elaboran tapabocas según las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS). “He tomado la iniciativa de buscar las exigencias que tiene la OMS respecto a eso, y ellos solicitan que los tapabocas, aunque sean caseros, protejan a las personas”, describe. “Por eso las telas deben impedir el paso de fluidos a través de ellas”.

En la tienda en la que compra las telas también ha pedido asesoría sobre las mejores telas.

Sus piezas buscan, además de proteger contra el coronavirus, garantizar la comodidad y la elegancia de quien las usa. “Los tapabocas molestan mucho cuando los colocamos en la oreja”, precisa, “y por eso eso ideé este modelo” con un cintillo en el cual se enganchan. “Es para mayor comodidad”.

Dora Cuberos primero dibuja el diseño, prepara el patrón, corta y cose. Puede producir con dedicación hasta 100 piezas al día. “Tengo mucha práctica en la costura”, afirma.

Por eso puede atender encargos grandes de instituciones y empresas. El punto de contacto con Dora Cuberos es 0424-1327375.