La diplomacia estadounidense advirtió que los detenidos “sufren de serios problemas de salud” y “deben ser liberados inmediatamente”

Estados Unidos exigió la liberación de seis exdirectivos de la filial estadounidense de Petróleo de Venezuela (Pdvsa), Citgo, que están detenidos en Venezuela procesados por acusaciones de corrupción.

El 28 de junio la Fiscalía en Venezuela ratificó las acusaciones contra los seis exdirectivos por “incurrir en los delitos de peculado doloso propio, concierto de funcionario con contratista, legitimación de capitales y asociación”. 

El procesamiento de los exejecutivos se produce en un momento en que Estados Unidos, que no reconoce el Gobierno de Nicolás Maduro, mantiene bloqueados los activos de Citgo. 

“Estados Unidos exige que el antiguo Gobierno de Maduro libere a los ‘6 de Citgo’ que están detenidos injustamente en Venezuela“, dijo el Departamento de Estado en un comunicado publicado el pasado lunes 8 de julio.

A principios de junio una corte venezolana ordenó que los seis exfuncionarios fueran enjuiciados por las acusaciones de estar involucrados en una trama de corrupción. 

Los detenidos son: el expresidente de Citgo, José Ángel Pereira, y los exvicepresidentes, Tomeu Vadell, Alirio Zambrano, Jorge Toledo, Gustavo Cárdenas y José Luis Zambrano.

Los exejecutivos fueron apresados en noviembre de 2017 tras ser convocados a una reunión en Caracas. 

Cinco de los directivos tienen la doble nacionalidad estadounidense y venezolana, y el sexto es un venezolano con residencia legal en Estados Unidos.

Según la fiscalía venezolana los antiguos ejecutivos firmaron irregularmente el 15 de julio de 2017 un contrato con las empresas Frontier Group Management LTD y Apollo Global Management LLC para una supuesta “refinanciación de los programas de deudas del año 2014 y 2015”.

El contrato permitía “un financiamiento por un monto de hasta 4.000 millones de dólares” sin contar con aval del Gobierno, dijo la fiscalía.

Para la acusación estos préstamos fueron solicitados “bajo condiciones desfavorables” y al tener como garantía a la filial, comprometen el patrimonio de Venezuela

La diplomacia estadounidense señaló que los detenidos “sufren de serios problemas de salud” y “deben ser liberados inmediatamente”. 

El Departamento de Estado afirmó que los allegados a Maduro continúan impidiendo que las familias y los abogados de los detenidos los asistan y les entreguen comida y medicina. 

“Estos agravios para la dignidad básica no serán ignorados”, dijo la diplomacia estadounidense, que reconoce al presidente de la Asamblea Nacional venezolana, Juan Guaidó, como presidente interino de Venezuela y le otorgó el control de Citgo. 

Citgo, un activo clave para la economía venezolana, opera desde el 13 de febrero con una junta directiva designada por Guaidó.  

Para Maduro, el bloqueo del acceso a Citgo es un “robo” que ha profundizado la aguda crisis económica, que combina escasez de bienes básicos, una hiperinflación proyectada en 10 millones por ciento por el FMI.