“Lo que está operando en términos de capacidad de manufactura en Venezuela en este momento está cerca del 5%”, dijo Juan Pablo Olalquiaga

El presidente de Conindustria, Juan Pablo Olalquiaga, afirmó este lunes que la industria manufacturera nacional ha caído 95% desde el año 1999, cuando comenzó a gobernar el fallecido presidente Hugo Chávez Frías.

“Lo que está operando en términos de capacidad de manufactura en Venezuela en este momento está cerca del 5%”, dijo en declaraciones a la agencia EFE, al comparar la operatividad de la industria manufacturera con el final del segundo gobierno de Rafael Caldera.

La semana pasada el Banco Central de Venezuela (BCV) informó que el Producto Interno Bruto cayó 22,5% en el tercer trimestre de 2018, lo que representa 19 trimestres de retroceso de la economía venezolana.

Es el caso del sector industrial, que para el período julio-septiembre de 2018 sumaba 21 trimestres seguidos con caída del PIB manufacturero.

Ante estas cifras, el representante gremial considera que la situación está lejos de revertirse y aseguró que, en comparación con 2018, “este ha sido un año sustancialmente más complejo para poder sostener operaciones comerciales”.

Foto: Conindustria.

Olalquiaga explicó que en el país operaban alrededor de 12.700 empresas industriales y en diciembre del año pasado la cifra se ubicaba en 2.500. “A estas alturas estoy seguro que van quedando menos”, agregó.

Asimismo, detalló que los volúmenes de ventas se han visto afectados por la caída del poder adquisitivo de los consumidores. “Las compañías que no venden, a su vez no pueden pagar nómina y se empiezan a encoger de una manera importante”, refirió.

La dificultad para conseguir efectivo también complica la asistencia de los trabajadores a las empresas, y afecta directamente a las industrias, al igual que los efectos de la migración venezolana que implican “la pérdida de experiencia y pérdida de experticia”, indicó Olalquiaga.

Otra complicación para el sector son los controles de precio, ya que algunas empresas han optado por dejar de fabricar ciertos productos o cerrar plantas.

Finalmente, el presidente de Conindustria destacó el impacto en las empresas de la falta de financiamiento por parte de la banca, como consecuencia de las limitaciones con el encaje legal.