Cumplir con el marcarje diario de precios en bolívares, adicional a la adaptación de una “nueva expresión monetaria” en un mercado dinámico puede resultar “una barbaridad”

A menos de un mes para que entre en vigencia la anunciada reconversión monetaria, Contrapunto realizo un recorrido por el bulevar de Sabana Grande, Chacaíto, y las tiendas del Centro Comercial El Recreo para verificar si los comercios y tiendas están mostrando sus precios bajo “la nueva expresión”.

En este sentido, el Servicio Autónomo de la Propiedad Intelectual (SAPI), organismo adscrito al Ministerio del Poder Popular de Comercio Nacional informó que a partir de este 1° de septiembre, se debían dar a conocer al público en general el precio de los productos, bienes y servicios en la nueva escala monetaria.

Sin embargo, la mayoría de los comerciantes consultados explicaron que manejan el precio de los productos con la referencia en dólares. “Es lo más práctico porque las personas ya estan familiarizadas con apreciar los precios en divisas, además uno todavía no está bien informado con el tema de esa reconversión”, dijo un encargado de un local en Chacaíto.

“Si ya teniendo los precios en dólares hay que estar pendiente porque sube o baja, colocarlo con la nueva expresión es más trabajo y también está el tema con los decimales”, agregó.

Por su parte, el encargados y gerentes de algunas de las grandes cadenas de tiendas (Balú, Aishop, Vestimenta), aseguraron que desde que el mercado empezó a circular el dólar “los prendas se empezaron a etiquetar con un formato de etiqueta única con códigos de barras que al consultarlos en el sistema, refleja el monto en bolívares y divisas”.

En consecuencia, la encargada de una de estas tiendas mencionó que el proceso de etiquetado lleva mucho tiempo porque mantienen “un stock mayor a 1000 prendas en el piso de venta” a disposición de los clientes, “por lo que cambiar etiquetas por actualización de precios es una tarea tediosa”, dijo.

En relación a ello, también aseguraron que el proceso de actualización lo sufrirá los sistemas de facturación a partir del 1° de octubre, cuando entre en vigencia la reconversión.

Aunque durante el recorrido predominaron los establecimientos que siguen mostrando los precios en bolívares actuales y dólares, algunos ya se sumaron a la norma anunciada por el SAPI y muestran las tarifas de los productos con la “nueva expresión monetaria”.

Productos etiquetados con un papel sencillo, elaborados por el mismo dueño del negocio y asegura que “la finalidad es para evitar alguna multa en caso de inspección, además que no falta nada para que llegue Octubre”, aseguró.

Medida “bárbara” en un mercado dinámico

Dentro de este escenario de incertidumbre para el sector comercio, el analista económico y político Tomás Socías López, calificó como “una barbaridad” la medida oficial que exige el marcaje a diario de precios de los bienes y servicios en Venezuela.

Sostuvo que el anuncio que establece que los comercios del país deben colocar diariamente los precios a la vista del público con las cifras en la nueva escala monetaria que entrará en vigencia en octubre y en la actual, “constituye un exabrupto y es contradictorio para con el Ejecutivo Nacional y el mismo Presidente de la República, que acertadamente, envía mensajes y ha tomado decisiones de apertura económica”.

Además agregó que “esto va en contra del dinamismo que ha logrado la economía porque hay que emplear personal, material y toda una estructura adicional para colocar a diario habladores, carteles, publicidad, etc., hasta para 1.000 productos en algunos establecimientos, según el cambio del día”, concluyó el especialista.