Bancaribe anunció recientemente la apertura de cuentas en divisas con las que se pueden realizar transacciones en el país

El pasado jueves 13 de febrero Bancaribe anunció la apertura de cuentas en dólares y euros a través del producto que denominó “Mi Cuenta en Divisas”.

De acuerdo con la vicepresidenta de Banca Personas de la entidad financiera, Arelys Pérez, el lanzamiento de estas cuentas “surge de la necesidad de los clientes de disponer de una cuenta en moneda extranjera que tenga movilidad y complemente o sustituya las transacciones que, cada vez con mayor frecuencia, se realizan en efectivo en comercios y entre personas en el país”.

Estas son las características de “Mi Cuenta en Divisas” de Bancaribe

  • Es una cuenta disponible en dólares o euros.
  • No requiere monto mínimo de apertura.
  • No genera intereses.
  • La apertura puede realizarse en cualquier oficina del país.
  • Está dirigida a personas naturales mayores de edad, y jurídicas residenciadas o domiciliadas en el país, titulares de cuentas en bolívares en Bancaribe.
  • Es unipersonal, por lo que no permite co-titulares ni autorizados. Para personas jurídicas se puede incluir la condición de “autorizado” a las personas naturales que tengan facultad para movilizar la cuenta.
  • No posee instrumento de movilización (ni chequeras ni tarjetas de débito).
  • No permite condición de sobregiro en la cuenta.
  • Permite la movilización de fondos a través de taquillas y canales online del banco.
  • En Caracas, las oficinas autorizadas para el menudeo de divisas son las ubicadas en Centro Lido, Caracas Centro y calle París de Las Mercedes, allí se pueden realizar retiros, depósitos, transferencias y órdenes de pago, entre cuentas a terceros en Bancaribe de la misma moneda. También se puede realizar consultas de saldos y movimientos.
  • Por el momento, la tarifa para transferencias entre cuentas del mismo banco, será igual a un euro (1€) o su equivalente en la divisa de la operación.
  • Esta cuenta es únicamente para la movilización de fondos dentro del país, por lo que no permite la recepción de fondos desde el exterior.